MIEDO A VOLAR. COMO SUPERARLO.

Soy una persona que he tenido la suerte de poder visitar bastantes países a lo largo de mi vida. El haber residido en Sudamérica durante 5 años me dio la oportunidad de conocer bastante bien ese continente y a veces esos viajes que realizaba, muchos de ellos en aviones de dudosa reputación, me debieron pasar factura. Lo cierto, y aunque no lo parezca, llegó un momento que fui incapaz de subirme a un avión. No era miedo, era una fobia, que es peor todavía. El miedo lo superas, pero la fobia es de difícil digestión.
Mi ansia por viajar no disminuyó. Hacia viajes en coche y cuando la distancia era mayor lo realizaba siempre en tren. He llegado a ir, por ejemplo a Ámsterdam y a Paris en tren. El último que hice por este medio fue a Roma. No quiero entrar en detalles, pero si os digo que duró 48 horas y encima me costó casi 10 veces mas que en avión. Aquí me planteé superar esta fobia y volver a subir a un avión.
A mí, como le pasa a mucha gente con este problema, no es tanto el miedo a volar, como la angustia que me producía el saber que tenia que ir en avión en una fecha determinada. Esas semanas antes o días antes era tal la angustia que me provocaba, que me sentía incapaz de enfrentarme a ese reto.
A partir de ese momento me hice una digamos mi propia hoja de ruta.
Fui a Psiquiatras, psicologos, leí libros sobre el tema, entre en varios foros, asistí a terapias cognitivas, incluso me apunte a cursos de hipnosis. Realmente ayudan, pero no te solucionan tu problema. El problema lo tienes que enfrentar tu mismo.Al final, es como todo, o le echas huevos o no hay tu tía.
Miedo a volar

Después de tener toda la información ,como dije anteriormente, me planifique como abordaría el problema. Por ejemplo para dejar de fumar, que lo conseguí hace ya mas de 15 años, me planifique una reducción progresiva y un cambio de hábitos (nada de café ni salir los fines de semana una temporada). Y cuando pensé que estaba preparado abordé el problema y lo superé. Pues aquí hice lo mismo.
Primero me puse un plazo y la forma como abordaría mi fobia para superarla.
Como tampoco me gustaban mucho las alturas, empecé a subir por ascensores de esos transparentes y subir a azoteas de edificios cada vez mas altos. Poco a poco iba controlando la ansiedad, hasta que al final conseguí subir al pirulí que hay en Moncloa y hacer un viaje en el teleférico que hay en Madrid. Lo fundamental es, por menos para mí, ir superando pequeños retos. Eso da confianza y te ayuda a controlar la ansiedad.
Como plazo para subir en avión me lo puse para la primavera del 2005. En esa fecha llevaba 8 años sin volar.
Como para mí era una angustia el hecho de pensar que tenía que ir al aeropuerto, facturar, estar en la sale de embarque, verme en el avión, busque la manera de minimizar todas esas vivencias. Y para ello se me ocurrió hacer un vuelo en avioneta. La gente que me conoce y que luego se enteró de toda la historia, me dijeron que estaba loco, que muchos van en avión pero no quieren montar en una avioneta, que no le ofrece seguridad. Pero yo quería tener la seguridad de si no me consideraba preparado para volar, poder decir que no volaba y no hacerlo (cosa que en un vuelo comercial es imposible, te jodes y vuelas). Para mí la sensación de poder anular en cualquier momento el despegue, era fundamental .
Yo que vivo en Galicia , averigüé que aeródromos había por aquí cerca , y al final , por lo pequeño y por que me salía mas barato (también es verdad), me fui al aeródromo de Lugo (quien lo diría que había aviones en Lugo). Miré las previsiones del tiempo (tampoco me voy a estrenar un dia de tormentas) y un sábado me fui para Lugo. Antes ya reservé una hora determinada. A mi mujer no le dije nada, no sea que me rajara al final y quedara como un pavo. Cuando estaba en el aeródromo conocí al piloto, un chico joven muy majo. Le dije a que venía exactamente, que no era un viaje de placer lo de la visita turística al cielo de Lugo, sino que era realmente una prueba de fuego para poder superara mi fobia. Lo entendió perfectamente y entonces llamé a mi mujer desde la misma pista. Le dije donde estaba y lo que iba a realizar. Primero, no me creyó ( en Lugo un aeródromo ?), pero cuando escucho el ruido del motor no le quedó dudas. Un poco también era por que no fuera la casualidad que aterrizáramos de aquella manera que es mejor no nombrar y luego la avisaran que estaba planchado, en Lugo y en la cabina de una avioneta con otro hombre (parece una película italiana con ambiente gay).
La verdad que verme en la avioneta, explicándome como funcionaba el avión, que sistemas de seguridad tiene, lo que íbamos a hacer, todo eso me dio tranquilidad (además del ansiolítico que me había engullido unos momentos antes). Además te ves participe del acontecimiento y no solo un espectador de un vuelo que parece que vas como una maleta.
Todo hay que decirlo , que aunque la avioneta era para cuatro personas, se me hacia pequeña para nosotros dos. Era bastante enana o yo la veía muy pequeña. Pero como estaba entretenido con el panel y las indicaciones del piloto, pues vamos, que no te enteras.
Bueno, encaramos la pista de despegue. La verdad que es otra manera de ver volar. Aceleró poco a poco y casi sin saber ya estábamos ascendiendo. El despegue es mas suave que el de un avión de comercial y menor la inclinación del despegue (o a lo mejor lo ejecutó así por mi problemática) Es una experiencia singular y si no fuera por el susto que llevaba hubiera sido maravillosa. Ver como te elevas viendo el horizonte, es, o debe ser , espectacular. El hombre superamable. Cada poco me preguntaba como iba, y la verdad que no lo estaba pasando mal del todo. Tal vez el tipo de vuelo, no tan alto (aunque la torta hubiera sido como si te caes de uno más grande), y sobre todo la sensación de que formas parte de la acción, lo cierto es que fue bastante bien. Cuando alcanzamos la altura de vuelo me dijo que si quería coger un poco los mandos, hombre digamos que los agarré, pero ahí se quedó todo. Hubo un momento de pequeñas turbulencias pero me explicó por que se producían , por el poco peso del aparato y por al aire caliente que asciende, pero que eso no era nada para otros viajes que había hecho. Si el que no se consuela es que es tonto.
Vi Lugo desde el cielo o por lo menos he creído verlo. Dimos una vuelta y después de exactamente 20 minutos tomamos tierra. Es curioso como se ve la pista de aterrizaje desde el cielo, para un fóbico como yo, era como la tierra prometida.



Le di las gracias, tomamos un café y llamé a mujer que estaba un poco preocupada.
Para mí fue un gran triunfo, aunque solo era una parte de la hoja de ruta.
Lo siguiente era montar en un avión comercial. Busque un vuelo corto (La Coruña – Madrid), y una fecha 1 de junio viernes. Un horario tempranero para no estar angustiado todo el día, y para evitar angustiarme de mas, fui 2 ó 3 veces al aeropuerto para familiarizarme con el entorno. Eso es muy importante, porque evitas la angustia de llegar a un sitio que no conoces. De esa manera te parece todo más familiar.
Lógicamente estuve atento a la meteorología de ese día, no sea que para ser el primero de mi retorno al los viajes aéreos pillara uno de esos días que se asustan hasta los pilotos.
Pero bueno era la típica mañana gallega, nublado, con claros y posibilidad de lluvias por la tarde. Como iba de mañana pues bien. El viaje lo hice solo, y tal vez es mejor hacerlo con alguien. Vas mas entretenido y tienes menos tiempo para pensar. Por suerte iban unos conocidos, así que por lo menos el embarque y la espera antes de volar se me pasó más rápido.
El vuelo lo hice mejor de lo que esperaba (eso si, con otro ansiolítico). No se como será la sensación de escalar el Himalaya, pero para mi es como si lo hubiera hecho. Me produjo una sensación de seguridad tremenda. Aunque luego regresé en autobús hasta Galicia (no había que tentar a la suerte), para mí fue un gran triunfo.
A partir de aquí ya he subido más veces. Ese mismo año a Bruselas, el siguiente a Estambul, luego a Roma, Venecia, Praga, Tenerife , Berlín, Beirut, Londres y varios a Madrid.
El miedo lo sigo teniendo, pero no la fobia que sentía antes y que yo mismo me negaba la sola posibilidad de pensar que fuera a volar. Ahora lo encaro de una manera mas positiva, aunque si utilizo una seria de protocolos que si quiero compartir con el que lea esto por si le puede servir para algo.

Primero quiero decir que existen programas para vencer el miedo a volar. Que yo sepa hay varios cursos para superar este medio de una manera dirigida : uno de un ex piloto de iberia , otro de Alas y raíces y otro patrocinado por aireuropa . Duran dos días, uno de teoría (alguno creo que utilizan un simulador) y el segundo un vuelo ida y vuelta a alguna ciudad de la península. Los iniciados van acompañados del instructor y un psicólogo. es una buena opción. Creo rondan los 600 euros y deben estar muy bien. No hay mejor solución de los problemas que verse rodeado con personas con el mismo problema.
A mi me pillaba lejos esos sitios y como dije antes yo me planifiqué la forma de abordarlo.
Al final todo se reduce a tragar saliva y subirse al dichoso pájaro de acero. Así que hay que buscar la mejor manera de realizarlo.
Para mí fundamental un pequeño apoyo farmacológico, además como el alcohol no me gusta , pues lo sustituyo por la pastilla que no da resacas. Un medico te recetará un ansiolítico para poder tomarlo por lo menos la noche previa al vuelo y un rato antes de subir al avión.
Hacer unas visitas al aeropuerto para acostumbrarse y evitar la angustia que pueda originarte el lugar.
Viajar preferiblemente acompañado.
Yo suelo reservar los asientos por anticipado y siempre los delanteros ( a mí por lo menos ver toda la gente que esta metida dentro del avión me angustia mas, prefiero no verla).
Yo siempre reservo ventana. Si no me gusta lo que veo la cierro la cortinilla , pero no me siento tan encajonado.
Trato de volar en aviones de tamaño mediano, a más peso, menos se va a tambalear.
Nunca viajo en Low Cost. Te cambian de avión muchas veces, tienen mas retrasos y eso crea mas angustia y suelen volar con menos miramientos hacia el pasaje ( o yo lo creo).
Siempre voy en vuelos diurnos. Los nocturnos por cambios de temperaturas atmosféricas se suelen mover más. Además la oscuridad crea mas angustia.
Trato de volar por las mañana, para no estar nervioso tanto tiempo. Además así aprovecho mas el día a donde voy.
Planifico los viajes entre mayo a septiembre, para evitar la época de mal clima.
En el avión siempre llevo revistas de lectura corta, crucigramas, pasatiempos, cartas etc, todo aquello que me entretenga y no exija mucha atención. Evito los viajes largos, y si no hay mas remedio, lo hago con escalas, o incluso me quedo un par de días en ese lugar. Es mas caro pero veo mas cosas ( hay que ser positivo).
Bueno no se me ocurre mas por ahora. Con el tiempo añadiré mas cosas.
Y si es verdad que es mas seguro que el coche, pero cuando le falla el motor a este último te quedas tirado en el arcén, y en el caso del avión, digamos que tus restos van a estar esparcidos por todos los sitios menos por el arcén.
Ánimo a todos, que la mente igual que va para atrás, puede ir hacia adelante.

Consejos de un viajero 02/09/13
Encontré en una página americana donde viene especificado 6 consejos útiles para afrontar mejor la sensación de miedo a volar. Aquí os lo dejo. Un saludo..
Consejo 1  .Coger un vuelo a primera hora .
Cuanto menos tiempo estés esperando a subir al avión menos angustia acumulas.  Lo mejor levantarse por la mañana temprano y volar  a primera hora. Te evitas estar sufriendo todo un día.

Consejo  2 .  Utiliza la  sala VIP del aeropuerto.
Si te lo puedes permitir haz uso de la a sala VIP del aeropuerto. Estos salones están diseñados para tener un ambiente cómodo y relajante, donde los pasajeros pueden escapar de la locura del aeropuerto. Sin embargo, si no estás volando en clase bussnes , puedes tener la opción de pagar por u plus  para acceder a la sala de estar .
Consejo 3 . Elija un asiento de pasillo.
Mejor  elegir  un asiento cerca del pasillo, es menos probable que se sienta  claustrofóbico en el avión. Un asiento de pasillo también le permite tener una mayor libertad de movimiento una vez que el avión ha llegado a una altitud estable. Si es posible, conseguir un asiento que se encuentra en una de las " líneas de salida" , que tienen las salidas de emergencia por el lado del avión. Estos asientos tienen a veces adicional para las piernas, aunque tendrá la responsabilidad de ayudar a los pasajeros evacuar el avión en caso de emergencia. También es conveniente situarse en la parte delantera, se notan menos las turbulencias.
Consejo 4 . Llevar algo de distracción.
Los estudios han demostrado que distraerse con una situación que implica una cantidad significativa de pensamiento puede ayudar a reducir la ansiedad . A pesar de un libro o una revista puede ser una buena distracción, muchos expertos sugieren distracciones de audio como el más eficaz. Mientras que la música suave puede ayudar, es posible que también desee considerar la posibilidad de un audiolibro . No importa que la distracción de audio que elija, lo mejor es elegir algo que no está familiarizado, es decir una actividad diferente.
Consejo 5 -.Esté preparado.
No llegue al aeropuerto  cansado, con hambre o incómodo. Planee con anticipación para su vuelo. Use ropa holgada y zapatos que sean fáciles de quitar. Lleve algún aperitivo , en caso de que no encuentre la comida de avión apetecible.
Consejo 6 . Trate de relajarse .
Cada vez que usted esté ansioso al volar, recuerda que la posibilidad real de que avión  experimente problemas durante el vuelo es extremadamente baja. En realidad, las probabilidades de morir en un accidente aéreo comercial son de aproximadamente 10 millones a 1 solamente.! Además, los pilotos de aerolíneas se someten a una amplia formación, que implica incluso volar un avión que tiene uno (o ambos ) de sus motores averiados .


Artículo de Gabriel García Marquez. El País 26/08/1980

El único miedo que los latinos confesamos sin vergüenza, y hasta con un cierto orgullo machista, es el miedo al avión. Tal vez porque es un miedo distinto, que no existe desde nuestros orígenes, como el miedo a la oscuridad o el miedo mismo de que se nos note el miedo. Al contrario: el miedo al avión es el más reciente de todos, pues sólo existe desde que se inventó la ciencia de volar, hace apenas 77 años. Yo lo padezco como nadie, a mucha honra, y además con una gratitud inmensa, porque gracias a él he podido darle la vuelta al mundo en 82 horas, a bordo de toda clase de aviones, y por lo menos diez veces.No; al contrario de otros miedos que son atávicos o congénitos, el del avión se aprende. Yo recuerdo con nostalgia los vuelos líricos del bachillerato, en aquellos aviones de dos motores que viajaban por entre los pájaros, espantando vacas, asustando con el viento de sus hélices a las florecitas amarillas de los potreros, y que a veces se perdían para siempre entre las nubes, se hacían tortillas, y había que salir a media noche a buscar sus cenizas del modo más natural: a lomo de mula.
 
Una vez, siendo reportero de un diario de Bogotá, en una época irreal en que todo el mundo tenía veinte años, me mandaron con el fotógrafo Guillermo Sánchez a perseguir una mala noticia en uno de aquellos Catalinas anfibios que habían sobrado de la guerra. Volábamos sobre la plena selva de Urabá sentados en bultos de escobas, porque asientos no había en aquel sepulcro volante, ni una azafata de consolación a quien pedirle el número de su teléfono en el paraíso, y de pronto el avión se metió a tientas por donde no era y se extravió en un aguacero bíblico. No sólo llovía afuera, sino también adentro. Agarrándose a duras penas, el copiloto nos llevó un periódico para que nos tapáramos la cabeza, y vimos, con asombro, que apenas si podía hablar y le temblaban las manos.
Ese día aprendí algo muy alentador: también los pilotos tienen miedo, sólo que a ellos, como a los toreros, no se les nota tanto en el temblor de las manos como en las supersticiones. Un amigo español -tan temeroso del avión que nunca viajaba sentado- lo descubrió una mala noche de invierno en que lo invitaron a presenciar el decolaje en la cabina de mando. Era en Nueva York, durante una tormenta de nieve, y la tripulación permaneció muy serena en la cabeza de la pista, hasta que le dieron la orden de decolar. Entonces, como si fuera un requisito técnico insalvable, todos se persignaron al unísono. Mi amigo, comprendiendo que en el fondo de su alma también los pilotos tenían miedo, le perdió para siempre el miedo al avión.
 
Yo tuve una prueba todavía más sutil volando por entre las estrellas sobre el océano Atlántico. Hablando de todo, le pregunté al comandante por otro piloto amigo que había sido mi compañero de escuela. Yo ignoraba, por supuesto, que se había estrellado en el aeropuerto de Tenerife cuando trataba de aterrizar en medio de la borrasca. El comandante me lo dijo de otro modo, pero más revelador:
-Se retiró de la compañía hace tres años, en las islas Canarias.
 
Sin embargo, el buen miedo al avión no tiene nada que ver con las catástrofes aéreas. Picasso lo dijo muy bien: «No le tengo miedo a la muerte, sino al avión». Más aún: hubo muchos temerosos que perdieron el miedo al avión después de sobrevivir a un desastre. Yo lo contraje como una infección incurable volando a media noche de Miami a Nueva York, en uno de los primeros aviones a reacción. El tiempo era perfecto y el avión parecía inmóvil en el cielo, llevando a su lado esa estrella solitaria que acompaña siempre a los aviones buenos, y yo la contemplaba por la ventanilla con la misma ternura con que Saint-Exupery veía las fogatas del desierto desde su avión de aluminio. De pronto, en la lucidez de la vigilia, tuve conciencia de la imposibilidad física de que un avión se sostuviera en el aire, y me juré que nunca volvería a volar.
 
Lo cumplí durante diez años, hasta que la vida me enseñó que el verdadero temeroso del avión no es el que se niega a volar, sino el que aprende a volar con miedo. Es una especie de fascinación. De todos los temerosos insignes que conozco, el único que de verdad no vuela es el arquitecto brasileño Oscar Niemayer. En cambio, su compatriota George Amado, que es un timorato aéreo de los más grandes, ha tenido la audacia poética de volar en Concord desde París hasta Nueva York, para allí tomar un barco que lo llevara a Río de Janeiro. El escritor venezolano Miguel Otero Silva y el director de cine brasileño Ruy Guerra, por distintos caminos, han llegado a la conclusión de que la única manera de combatir el miedo al avión es volando con miedo, y lo combaten casi todos los meses. Carlos Fuentes, que no voló durante quince años y hacía unos viajes épicos de ocho días, cambiando de trenes, desde México hasta Nueva York, no sólo ha vuelto a volar, sino que la semana pasada fue a dictar una conferencia en la Universidad de Indiana, en una avioneta de un solo motor. Sin embargo, entre los grandes especialistas del miedo al avión no hay ninguno mejor que don Luis Buñuel, que a los ochenta años sigue volando impávido, pero muerto de miedo. Para él, el verdadero terror empieza cuando todo anda perfecto en el vuelo y, de pronto, aparece el comandante en mangas de camisa y recorre el avión a pasos lentos, saludando a cada uno de los pasajeros con una sonrisa radiante.
 
Mi madre no ha volado más de dos veces en su larga vida. Nunca ha sentido miedo, pero conoce muy bien el de sus hijos -que son doce-, de modo que mantiene siempre una vela encendida en el altar doméstico para proteger a cualquiera de nosotros que se encuentre en el aire. Su fe es tan cierta, que a uno de sus hijos -que es ingeniero de caminos- se le cayó hace poco un buldozer en una cuneta. Mi madre oyó decir que el rescate podía costar más de 100.000 pesos, y le dijo a mi hermano que no gastara ni un céntimo, pues ella iba a encender una vela para sacar el buldozer. Mi hermano la reprendió: «Sólo a ti se te ocurre que una vela puede sacar un buldozer de una cuneta». Mi madre, impasible, le replicó:
-¡Cómo no va a sacarlo, si sostiene un avión en el aire!

 
APORTACIONES

05/08/2010 Miguel
Buenas a todos.

Os comento mi experiencia, aunque por lo que veo, más o menos siempre hay un denominador común en todos los relatos que escucho y leo sobre a aerofobia.

Hace años, cuando empecé a volar (con 10 años aproximadamente), me encantaba hacerlo, de hecho, era el típico pasajero que se tiraba todo el vuelo mirando por la ventanilla alucinando con la cantidad de paisajes impresionantes que se pueden ver desde un avión.

Pero llegó un vuelo, Roma - Madrid, con unos 25 años, y la fobia comenzó a surtir efectos... Resulta que el aterrizaje de este vuelo fue bastante complicado. Se trataba de una tarde MUY TORMENTOSA en Madrid, además de que hacía un viento impresionante. Pues bien, el avión tardó bastante en coger pista pero, una vez que comenzó a descender para aterrizar, empezó a ir con una velocidad increíble (imagino que para sortear lo mejor posible las inclemencias del tiempo) y moviéndose constantemente de una manera muy brusca. Había gente que se puso a gritar, las luces se apagaban y se encendían (mi novia dice que no fue para tanto, pero yo desde luego, y la otra pareja que venía con nosotros, piensa lo mismo que yo), así que imaginaos cómo debió de ser aquello...

Para más desgracia, nuestros "fascinantes" medios de comunicación, que cuando hay un accidente grave no hacen más que repetir las imágenes, el día del accidente de Spanair incrementó sustancialmente esa fobia a volar.

Con todo esto, me planteé que no tiene sentido alguno tener terror de un medio de transporte, y menos aun cuando es el más seguro del mundo. Por ello, me obligué a mi mismo a volar siempre que pudiese, para así perder paulatinamente el miedo a volar.

Ya he ido a varios sitios (Grecia, Londres, Ibiza, Florencia...) y, aunque siempre llevo cierto nivel de ansiedad y nerviosismo a la hora de despegar, durante el vuelo siempre suelo ir tranquilo y el aterrizaje se ha convertido en pan comido.

Por esto digo que no debemos dejarnos ser presa de un miedo tan IRRACIONAL como ese, además que, superar al mismo, nos reportará una multitud de gratificaciones.

Ánimo a todo el mundo y nada, a volar!


09/08/2010 .Elena.

Hola Javier, he "aterrizado" en tu blog buscando en google información sobre si es efectiva la toma de ansiolíticos para el miedo a volar.

Os cuento mi historia:

Con 22 años, por circunstancias de la vida, nunca había montado en avión, aunque había estado a punto en viajes que al final no se llegaban a realizar, pero en la planificación de éstos el montar en avión no me suponía ningún trauma ni miedo. Fue entonces cuando conocí a mi novio, y también cuando surgieron los "low-cost", de repente podías viajar a Paris por tan solo 9€!!

Y ahí descubrí que mi novio le tenia miedo al avión... tan sólo se había montado una vez, pero se ve que no fue muy satisfactoria...

Durante 4 años, me ha esquivado para viajar en avión. Yo le decía "¿Pero qué te va a pasar en un avión?", y ahí venia: se puede caer, atentados terroristas, etc.

Supongo que de tanto escucharlo o más bien deber que alguien le tenia tanto miedo, empezó a aparecer mi miedo.

Yo soy muy miedosa para ir sola por la calle, a los desconocidos, etc. Pero en cambio nunca me han dado miedo los ascensores, ni montarme en noria, etc. Sin embargo mi novio es incapaz de subirse a una noria, y por supuesto siempre escaleras antes que ascensor. Lo cierto es que las cosas que a mí me dan miedo, me dan MUCHISIMO miedo, cuando algo me da miedo, no soy capaz de controlarlo.

Yo antes nunca había visto a alguien que le diese miedo el avión, nadie me había verbalizado "LOS AVIONES SE CAEN", y cuando vi que a alguien le daba miedo, supongo que pensé "yo es que no me he montado nunca, pero igual si que es verdad que da tanto miedo", porque esa era otra de las cosas que él me decía que a mi no me daba miedo "porque yo no me había montado nunca".

Tras 3 años viendo a alguien con miedo, llegó el accidente de spanair y el millón de imágenes que se quedaron grabadas en mi retina, entonces creo que definitivamente NACIO UN NUEVO MIEDO EN MÍ.

A principios de este año, con 26 años, decidí que era hora de volar, me planté y quise ir a Italia, vuelo Sevilla-Milán. La noche antes del vuelo ni dormí, en el aeropuerto me despedí de mis padres llorando, el despegue me lo pasé abrazada a mi novio llorando, ni siquiera fui incapaz de estirar las piernas en todo el vuelo (2 horas y media) ni quitarme el abrigo. La vuelta fue igual, llegué con los musculosa engarrotados de la tensión y no moverme.

Ahora mi novio dice que él se puso nervioso de verme así, que soy yo quien le meto miedo... Ejem, prefiero abstenerme mis comentarios!

Lo peor para mí, era el despegue, recordaba una y otra vez las imágenes del accidente de spanair... ufff... ODIO A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN!!

¿Y ahora qué? pues que aunque me da verdadero pánico el sábado tengo un vuelo a Londres, otras 2 horas y media. Hoy he ido al médico para que me recete algo, y me ha recetado unos ansiolíticos pero tengo miedo de que no me hagan nada, porque realmente creo que todo está en mi cabeza.

Para colmo, la asignación automática nos ha dado los asientos en la cola del avión, y ýo pienso que ahí se nota mucho más el despegue y que además es menos seguro, hasta tal punto que me he pasado toda la noche soñando con la dichosa cola del avión!

Tu historia me ha encantado y ojalá tuviera tiempo para "montarme en avioneta" y seguir todo tu proceso... cuando he visto la foto hecha desde un avión que se ven las nubes, me he puesto a llorar, porque he pensado que ojalá fuese capaz de mirar por la ventana y ver esa imagen tan preciosa sin sufrir, sino estando relajada y disfrutar del paisaje. En mi viaje a Milán, ni a la ida ni a la vuelta fui capaz de mirar por la ventana, porque había leído que era mejor no mirar, pero ahora pienso que quizás ver lo que hay alrededor me ayude a calmarme...

En fin, creo que escribirlo al menos me ha ayudado, si me podéis dar algún consejillo que no se haya dado ya, lo agradecería muchisimo!

Aunque ha sido extenso, gracias por leer, un saludo,


18/10/2012 . Manuel

llevo 30 años volando ( vacaciones) y solo desde hace unos pocos tengo miedo a volar, lo publicado por Javier es estupendo ,pero añadir mi análisis:

Si siempre había volado antes y con ilusión , y conozco la tecnología que hace mantener a los aviones arriba ,¿porque ahora este miedo?

Tu mente es la culpable , al volar vas predispuesto al miedo a lo malo a lo negativo, se intensifica en los años de tu vida que en lo personal estas mal, emocionalmente inestable, ira, falta de estabilidad ,no realización personal,etc.

Primero nos debemos hacer una revisión básica psicológica de nuestra vida cotidiana, conseguir arreglarnos nosotros primero,.

pues luego es fácil
cuando estemos arriba en el avion observar abajo esos miles de coches y la probabilidad matemática enorme y real que tenemos cada dia de nuestras vidas de tener un accidente mortal.

saludos desde nuestras histerias personales


18/04/2013. Catalina.
Sinceramente, me he visto reflejada en todas las situaciones que relatáis.
No se de donde me viene esta fobia (solamente tuve un vuelo medio regular Cancún-Madrid), pero desde hace unos años ha ido "in crescendo"... Lo peor es que soy mallorquina y, evidentemente no tengo muchas opciones.
Pasado mañana vuelo a Madrid. Pensar que tengo que estar una hora larga en el avión me crea un pánico irrefrenable. El despegue es horrible, lo que habeis dicho, sudoración en las manos, tensión muscular en las piernas (a veces se me han puesto a temblar tanto que he creído que con el repiqueteo iba a caer el avión, las mandíbulas se aprietan tanto que cuando llego a destino tengo un dolor insoportable en la boca, y voy agarrada al reposabrazos como si fuera mi salvavidas....
Mis síntomas leves empiezan con la compra del billete ( que demoro lo máximo posible)y unos diez dias antes del vuelo diarreas, migrañas, palpitaciones, taquicardias, sensación de ahogo, dermatitis.. en fin, una amplia gama.
Hacer la maleta, preparar documentación... en fin, todo lo que huela a viaje me descompone.
Mis truquitos: Volar en Bussines. Ya se que os parecerá una pijada, pero tener a la tripulación delante de mis narices hablando de banalidades y tranquilos como lechugas me ayuda bastante. (Luego tengo que recortar presupuesto de hotel, pero...)
Me llevo libros cuya lectura me "engancha". También autodefinidos, que me gustan bastante y mi música favorita (que no hace falta que sea relajante, simplemente canciones que te transportan a otro lugar).
Si te sirven un aperitivo, pues entre que pones la mesita, te lo bebes, te traen la toallita, te quitan el vasito... pues otros 10/15 minutos que te distraes.
Prensa. Que no me interesa lo más mínimo, además el olor del periódico me da náuseas, pero la coges, por pasar 2 minutos más.
Nunca embarco de las primeras. Ver que entra tanta gente, me hace pensar que ese aparato no puede levantarse nunca (peso del avión + peso de los pasajeros + peso de los equipajes)y como entre algún gordito/a... ahí ya me muero.
Y por supuesto, Trankimazin (0.25 ó 0.50)en el desayuno, antes del embarque y otro bajo la lengua al sentarme. Ultimamente he tenido que adelantar las tomas y empezar un par de dias antes.
Me solidarizo y comprendo los que lo sufrís. Ya os contaré a la vuelta (sin comentarios) como ha ido todo. Un abrazo.


16/07/13. Javier
 
Tú no tienes miedo a volar, tienes miedo a morir. Eso no es bueno. Es bueno no querer morir aún, pero no hay que vivir con miedo a perder la vida. Erróneamente, basas tu escala de miedo en las posibilidades que dispongas para evitar la muerte en un momento dado y en el porcentaje de certeza de muerte que haya en esa acción. A nivel histórico-mundial, son poquísimas las personas que podrían decir que han muerto por culpa de un accidente aéreo, en comparación a infinidad de causas mortales que nos podemos encontrar a diario en nuestra vida cotidiana. Todos hemos estado a punto de morir en algún momento y ni siquiera nos hemos dado cuenta. Ese miedo que sientes cuando contratas un vuelo se traduce en una fuerte ansiedad. Es una lucha interna. Por un lado, tú decides volar y por otro, tu yo instintivo lo rechaza. Todo es cuestión de conseguir domar a ese yo, esa parte que está en todos nosotros. Pero no sólo para volar, sino en muchos otros aspectos de la vida. En el caso de que sea por un motivo que se vaya a producir una sola vez en la vida o poquísimas, no te esfuerces, lo mejor es ignorar temporalmente a ese yo hasta que pase el evento. Suerte
PD. Javier Adan.. buena reflexión
 

07/11/3013. Anónimo.
 
Muy inspiradoras vuestras experiencias.

Yo desarrollé un miedo sin causa aparente. Recuerdo que mis primeros vuelos eran como cuando coges el tren o el bus... ni fú ni fá, pero con el tiempo, lo de volar se ha convertido en algo tremendamente incómodo incluso semanas antes de tener el vuelo.
Para combatirlo he seguido consejos que he ido encontrando aquí y allá: documentarme de aviónica, sistemas de seguridad, por qué se producen las turbulencias, etc, Incluso me he pasado horas viciándome al Microsoft Flight Simulator y a X-Plane pilotando aviones en las peores condiciones meteorológicas imaginables, pero nada me ha servido. Más bien al contrario... ahora soy más consciente de la fragilidad que tiene el equilibrio de las 4 fuerzas principales de las que depende un avión en vuelo xD

En realidad, lo que me da miedo no es que el avión se estrelle, (siendo racional es muy improbable que yo esté justo en ese de cada 10 millones de vuelos que se estrellan), sino de que se produzca una turbulencia fuerte inesperada, un ruido raro, que bajen las mascarillas o que un pájaro se meta en los motores. Sustos de ese tipo. El vuelo en el que yo estoy no tiene que terminar en calamidad y desastre, pero sí que es más probable que me lleve alguno de esos sustos. Y esa posibilidad es la que me ralla.

Supongo que no hay cura para eso... Yo soy de Barcelona y vivo en Escocia. Si quiero ir a ver a mi familia con cierta regularidad no me queda otra que echarle narices y tragarme el miedo.
Sé que nunca lo superaré, pero trataré de convivir con eso lo mejor que pueda... mientras tanto intento que no empeore, no quiero que me condicione la vida.

Una cosa que me ha animado mucho cuando me he estrellado en un simulador de vuelo, es que cuando surge un problema allá arriba, aún tengo mucho tiempo para reaccionar. Puedo llevar el avión planeando y aterrizar en alguna parte. Al final me he acabado estrellando jaja pero yo no soy piloto.
Cuando vuelo de verdad me tranquiliza en parte que cualquier eventualidad no es una jodienda de la que no hay escapatoria, sino que aún hay tiempo para que el piloto tome las decisiones que considere oportunas
 
14/09/2014, Carlos
 
Buen blog Javier !! Gracias por él.

Bueno, todo empezó en el 89, a la vuelta de Rio de Janeiro. Enlazamos con un vuelo MAD-BCN (45 min.) y casi al llegar a destino...PUFF!!!
Una crisis de ansiedad en toda regla. Por qué? No tenía miedo a volar, ni a las alturas, ni a nada. Pues por el estado basal de ansiedad que yo tenía + cansancio del viaje, que ya al final me tenía débil y con las defensas bajas.
Consecuencia? No me metí en un avión ni a palos más. Ni en un ascensor, ni en ningún sitio del que no tuviese yo la posibilidad de salir, el CONTROL. He leido algún apunte con síntomas parecidos. ¿Qué es? miedo a volar? claustrofobia?

Le llamamos fobia a muchas cosas. Algunas lo son, otras no. Todo lo que aquí he leido, y mi caso también, tiene como origen la ansiedad (el exceso, claro) En mi caso, para quien le valga, he pensado durante años que era fobia a no poder controlar la salida del avión, encerrado allá en una cabina presurizada y herméticamente cerrada, pero no lo tengo claro. No sufro en los despegues, ni en los aterrizajes y puedo hacer vuelos cortos, hasta 3 horas o así, sin que me de algo...Pero tras años de terapia, claro. Y fármacos. Y vuelos, por supuesto. He huido siempre de los largos, pudiendo hacer cortos. Primero un BCN-MAD, o luego un nacional más larguito, luego a Londres, por trabajo siempre, claro. Hacia finales de los 90 uno a Estocolmo (4 horitas casi) a Roma, a Viena, hasta hoy. Y sin pastillas. Eso quedó atras después de la psicoterapia. Creo que me aterroriza el recuerdo de lo que pasó. Creo que a todos nos pasó algo un día, un disparador, que nos puso la ansiedad por las nubes y después de ese día lo que nos pasa es que asociamos la misma situación con el recuerdo de aquello.
Cada uno debe alcanzar su objetivo terapéutico, pero creo que se debe acometer como una superación de la ansiedad basal y sus manifestaciones, no sólo de la aprensión a volar. A mi me sirvió para todo, incluso para los aviones... Casi, porque no puedo superar la idea de meterme 10 horas en un avión.

Y es ridículo, porque en el fondo, no pasa nada, es como un autocar, a nuestro cuerpo no le pasa nada, nadie nunca murió por ataque de ansiedad, por muy taquicárdico que nos pongamos... Es irracional, si claro, de eso se trata. No somos tontos que nos ponemos así porque pensamos que se va a caer el avión, ya sabemos que no. Pero en nuestro estado de ansiedad, los pensamientos fluyen sin control, son catastrofistas, y asociado a cada pensamiento experimentamos una emoción, un sentimiento, porque así funciona el cerebro. Esas emociones son las que ya conocemos: nerviosismo, sudoración, taquicardia, disnea, mareo, vértigo, sensación de angustia, pánico, etc...Nos colapsamos.

Y yo creo que en el fondo, todo esto pasa porque a nivel inconsciente nuestro cerebro recuerda algo que nos pasó. En mi caso, la crisis del 89, por ejemplo. Sufro el recuerdo traumático de lo que fue e inconscientemente siento que será así de nuevo. Pero si nuestro día a día y situación vital es diferente del día en el que pasó aquello, el "trigger" o disparador, no se volverá a repetir, aunque nosotros lo recordamos con pensamiento y sentimiento. Por eso sufrimos así.

Javier da en el clavo cuando apunta que la solución es mental, nuestra, con orfidal, con cojones, con lo que sea que aquí se ha dicho, pero no podemos confundir la herramienta con el objetivo. El problema es de pensamiento, la solución también. Hemos de cambiar. Ayudados por los fármacos o el alcohol, o por lo que sea, pero eso no es la solución. Es como Javier dice.

Debería viajar por trabajo a Brasil, y me lo estoy pensando. Que ridículo, no? Podría perder una gran oportunidad... Absurdo. Pero así son las trampas de la mente... Después de tantos años, otra vez Brasil. ¿El círculo se cierra?

Un abrazo a todos

24/02/2015. Anónimo.
No son pocos a los que he sorprendido al contarles, que aunque vuelo bastante a menudo, tengo miedo a volar. No se trata de pánico o fobia, ni de un estado catatónico tal que me impida subirme al aparato, pero sí el suficiente estado de nervios como para que un vuelo se convierta en una experiencia más traumática de lo deseable. Mi peor momento es el despegue. Lo siento, no me fío ni un pelo de los mecánicos que han revisado el aparato… ¿y si el piloto tiene un mal día? Vamos…
Y es que volar solo (es lo que tiene viajar solo) es un problema. No tienes con quien distraer la cabeza para no estar pendiente de los ruidos, los movimientos o de si las luces de los cinturones se encienden o no. En ocasiones he pensado… pues le empiezo a hablar al tipo de al lado y ya está. Pero claro ¿Qué le digo? Oye mira me estoy poniendo malísimo porque creo que el aparato se va a caer de un momento a otro ¿puedo tirarte de los pelos y gritar? Sería poco glamuroso.


Otro punto crítico del vuelo es el momento turbulencias. Aparece el pellizco en el estómago, me sudan la manos y se acelera el pulso. Es un miedo irracional, pero ahí está. Intento despejar la cabeza viendo alguna película pero soy incapaz de centrarme en la trama y paso a leer cualquier revista, pero se me pierde la vista entre las palabras y no entiendo ni pú, y entonces miro las fotos de la revista de la compañía aérea. Y así me paso el rato, inmerso en una espiral absurda (y cada vez más acelerada) hasta que paran las sacudidas del avión. Reconozco que en ocasiones es agotador.

Así que tomándomelo con buen humor, voy a asistir a un curso para perder el miedo a volar. Dos días de curso en el que la empresa encargada (hay varias ) van a ayudarme a volar sin miedos.

Entre otras cosas, el curso incluye la visita a los simuladores de vuelo de Iberia, charlas técnicas con pilotos experimentados, atención psicológica y una parte práctica. Nos hacen volar (en business, dicen) de Madrid-Barcelona-Madrid. Espero que no pillemos turbulencias porque todo un grupo de ansiosos con más o menos miedo a volar puede ser un festival. Sólo echo en falta que en el precio incluyan la noche de hotel.

Para colmo no he tenido más remedio que comprar un vuelo del puente aéreo Barcelona-Madrid para poder llegar a tiempo. Tengo tres horas y media para salir de la oficina, meterme en un avión y plantarme en los simuladores de vuelo. Si quieres caldo, toma dos tazas. No sé si las turbulencias, pero el estrés lo tengo asegurado. Dicen que los resultados son estupendos y espero que mis vuelos se transformen en algo relajado y tranquilo de lo que disfrutar a partir de ahora.


03/04/2015. Jose

Hola a todos. Estuve leyendo cada uno de los comentarios aquí escritos, todos tenemos diferentes motivos y experiencias que nos han llevado a adquirir un miedo o fobia a montarse en un avión. En mi caso particular, hace mas de 10 años tuve crisis de ansiedad que poco a poco se fueron haciendo mas grandes, al punto que hasta montarme en un autobús era un problema. Poco a poco, con psicoterapia , medicamentos y voluntad, fui venciendo obstáculos y miedos, compré un vehículo y logré obtener un trabajo que me enviaba ocasionalmente a capacitaciones en el extranjero. Las primeras veces en el avión fueron viajes cortos, máximo 2-3 horas. La verdad siempre lo ví como pequeñas vacaciones pagadas, ya que no había ningún estress de por medio. Un poco de ansiedad siempre, pero manejable con un "whiskey a bordo" y una buena lectura o musica.

El problema empezó hace cuatro años cuando debía presentar un examen en USA, el cual era de suma importancia para la empresa. Eran dos viajes, el primero a una capacitacion, vuelta y regresar dos semanas despues a presentar el exámen. La ansiedad empezó a aparecer meses antes, el estress del exámen empezó a afectarme y la idea de un ataque de pánico dentro del avión se apoderó de mí. Pude controlarlo, ir las dos veces a California ( 6 horas de viaje), pero perdí el exámen. Tocaba en un lapso no mayor a cuatro meses hacer el mismo itinerario. En esos cuatro meses fui a Perú ( 3 horas de viaje) sin ningún problema, cero ansiedad. Cuando me tocó regresar a USA de nuevo, tuve malas experiencias en el aeropuerto con migración, vuelos perdidos, de nuevo el estress del exámen y problemas personales que por tontería mía les dí mucha importancia. El resultado: un ataque de pánico a 10000 pies de altura. Lo que llaman los psicólogos la profecía autocumplida. Y lo peor era saber que tenía que regresar de nuevo en dos semanas. En resumen, regrese con compañia y medicación, pensé en no ir a hacer el exámen, pero la verdad no me hubiera perdonado nunca en no ir a hacerlo. Lo perdí de nuevo, fui y regresé, pero con un desgaste emocional tremendo, me llevó meses de terapia y de neuvo voluntad en superar esa crisis de ansiedad.

En fin, mi punto es que, como dije anteriormente, todos tenemos diferentes causas sobre nuestro miedo a volar. Miedo a morir, a que el avión se estrelle, a estar encerrados durante horas a 10000 pies de altura, a perder el control.. Y ese miedo esta asociado a una mala experiencia que nos marcó en un momento determinado. La clave está en lograr quitar esas cargas emocionales asociadas a ideas irracionales, para lo cual , efectivamente, se necesita un plan de acción. En mi caso, estoy recordando los buenos momentos que pasé en un avión ( sí los hubo!) , el placer de conocer nuevos lugares y culturas, y la alegría de regresar a casa con una nueva experiencia para recordar. Obviamente sé que tendré que aplicar muchos de los consejos leídos acá, y de fijo regresar a terapia, pero no me queda de otra, tengo una capacitación dentro de tres meses , y me espera un viaje de tres horas que tendré que afrontar.

Les dejo esta lectura de Gabo, !Aprendamos a volar con miedo!

http://elpais.com/diario/1980/10/26/opinion/341362811_850215.html


27/07/2015 Andrés Acosta González.

He leído todos los comentarios, y por supuesto el del impulsor del blog. Me parece una buenísima iniciativa. Por si os sirve os cuento mi caso, bastante singular. En primer lugar deciros que soy ya mayorcito, tengo 68 años, casado en segundas nupcias, tres hijos, dos de mi mujer en su primer matrimonio, uno mío de mi primer matrimonio y tres guapísimas nietas, las tres ya muy "voladas" en avión para acá y para allá. ¡Ah! Soy Ingeniero Aeronáutico y Doctor en Historia. Como Ingeniero Aeronáutico no he ejercido nunca, pero es que antes de cumplir 20 años me encantaba volar, me gustaban muchísimo los aviones, por eso estudié Ingeniería Aeronáutica. ¿Por qué me surgió luego esta fobia tan espantosa? No lo sé. Y sigo sin saberlo, después de haber hecho un curso en Lufthansa en 1990 tras 13 años sin volar, un curso que me sirvió en su momento para volar durante 5 años a Tenerife, donde conocí a mi actual esposa. Luego hice en el año 1999 un curso en Iberia, que me fue útil para seguir volando hasta 2008 para atender a mi padre ya muy mayor y enfermo y así ayudar un poco a mi hermano y su esposa. Y desde 2008 estoy sin volver a coger un avión. Quiero decir que durante 48 años ininterrumpidamente volar, cuando lo he hecho, ha sido siempre una tortura insoportable para mí. Se me olvida: también hice un año entero de terapia psicoanalítica y seis meses de terapia psicológica conductista. Me he gastado miles y miles de euros y ha servido para poco. El problema es que cuando este bicho llamado fobia a volar entra dentro de uno (no sé cómo demonios pudo entrar en mí, que me encantaba volar), es muy difícil sacarlo. Yo todavía no lo he logrado. A pesar de todo, sigo en ello. El año que viene quiero volver a mi tierra, Tenerife, porque después de siete años sin ir, la añoro. No sé si tendré que hacer otro curso más, quizás el de Air Europa, que es el que me falta.
Y por último deciros que no os acomplejéis. Picasso, el mejor pintor de la historia de la humanidad, decía, que él no se subía a un avión ni loco. Y Gabriel García Márquez, posiblemente uno de los mejores escritores que haya habido nunca, era aerofóbico.
Un abrazo a todos

 

95 comentarios:

pepin dijo...

me parece muy acertada tu manera de afrontar el miedo o fobia y me parece muy bien que no relates tu experiencia yo tambien pienso que el miedo hay que afrontarlo uno mismo y cada uno tiene que saber cual el la mejor manera. yo tambien he decidido afrontarlo empezando por hacer viajes primero de media hora de buelo luego una hora y el próximo que haga sera de dos horas a ver si voy superando la fobia que siento al estar en el aire tambien con ayuda de ansioliticos

Pepe dijo...

hola javier, mi historia pienso que es una historia un poco rara, y es como empezar una casa por el tejado. No he viajado nunca fuera de España tan solo a Lisboa en coche y a Ibiza en barco,no he sido nunca un viajero nato por mi trabajo y ocupacion, aunque siempre lo he llevado dentro de mi.Pero de buenas a primera me he sacado un billete de avion y me voy 32 dias a china,solo y hablando muy poco ingles.Esta es la primera vez que volaré dentro de un avión y estoy totalmente en blanco no sé si tendré miedo o nó.He leido tus comentarios y he tomado buena nota de todos ellos.Gracias

Anónimo dijo...

Es impresionante cómo relatas la angustia que sientes cuando te vas a montar en un avión, no es el hecho en sí de volar, sino la espera en el aeropuerto, facturar el equipaje, subir al avión... Me he sentido totalmente identificada y no he podido evitar que una sonrisa se asome a mis labios, viéndome a mí misma.
No he puesto todavía en práctica mi autocura, pero ya tengo la receta de los ansiolíticos para mi próximo viaje, que será a Londres. Para vacaciones nos iremos a Italia en coche, por evitarnos coger muchos aviones, y porque así veremos muchas más ciudades. Seguro que será una locura, pero creo que veremos más cosas.
Muchas gracias por tu blog.
Nuria

Naturalmente dijo...

Considere un remedio natural homeopático para tratar los síntomas relacionados con la ansiedad y el miedo a volar o viajar. Este remedio le ayuda a aliviar el nerviosismo, ansiedad y miedo de volar. Se debe tomar en las primeras muestras de nerviosismo para alivio a corto plazo trayendo quietud con eficacia, sin sedativos, aliviando la ansiedad.

viajes egipto dijo...

Yo también tengo miedo de volar, he visto muchos accidentes de aviones que no podía ni ver uno, pero una amiga me invito a viajar a egipto, era mi sueño hecho realidad, por lo que tanto mi amiga como la agencia de viajes me hablaron mucho y demostraron su seguridad, hasta que no sé cómo, pero me anime y viaje y la verdad es que fue una experiencia única. El viaje en avión valió la pena, porque es hermoso egipto.

Por lo que le dije basta al miedo, y ahora estamos viendo a donde ir.
Saludos

Anónimo dijo...

Hola yo tengo el mismo problema,, y sigo pensando que siempre que sean vuelos europeos (2:30 horas maximo) la mejor opcion para no tener miedo es el alcohol,,, funciona muchisimo mejor que el tanquimazin o que el rivotril.... y no estoy hablando de emborracharte!!! ni mucho menos,, estoy hablando de ponerte contentillo,, y ya esta,,, te sientes superior, sin miedo,, seguro! y cuando bajas del avion,, al cabo de poco ya se te ha pasado,, con las pastillas estas atontado el resto del dia... a parte que solo te tranquilizan pero no te quitan la fobia ni el miedo, el alcohol si lo hace! y es mas si no se bebe alcohol habitualmente como yo! pues mejor! porque con 2 cubatas estoy tan contento que me iria a pilotar el avion!!!!. saludos amigos.

ahh que no os gusta el alcohol?? bueno tampoco me gusta el jarabe para la tos y cuando se tiene que tomar se toma,, nadie se muere por eso!

Anónimo dijo...

Gracias Javier por tus comentarios sobre el miedo a volar. He hecho algunos viajes y al principio no tenia ningún temor , pero mi marido me lo ha transmitido ....Él no lo supera y eso nos impide hacer viajes juntos. Estoy tratando de liarlo para ir a Londres esta semana santa a ver si lo consigo.

Alexander dijo...

Hola, Mi nombre es Alexander, soy de Costa Rica y el proximo mes hare un viaje hacia Viena, pero con escala en España. el Vuelo dura de 10 a 12 horas Desde Costa Rica hasta España y la ansiedad que me causa es tal que desde ya tengo que evitar pensar en el viaje.

Javier Adán dijo...

ALEXANDER. Pues un poco jodido lo tienes. muchas horas de viaje son.
Que algún medico te recete algo pra dormir el mayor tiempo posible.
Luego a entretenerse para no pensar. Lectura ligera, de relatos cortos para no perder el interes, revistas, musica y que se te pase rápido el tiempo. un sld.

Carolina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carolina dijo...

Jejejejeje..... Hola Javier una más del clan!!

Llevo días leyendo tu diario sobre Venecia ya que iré próximamente... Estoy literalmente enganchada a tu relato.

Soy agente de viajes, aunque desde hace dos años sin empleo... Y también con fobia a volar!! Contradictorio no?.... He viajado bastante y me encanta conocer rincones, colores y sabores distintos.. Me gustan los contrastes y la diversidad... Pero para poder conocer todo eso hay que subir al avión....

Ya tengo reservado mi viaje a Venecia... Pero ahora que ya faltan 3 semanas me empieza la misma tortura de siempre.... el MIEDO al AVION!!!....

No creo que lo supere nunca... a me tiemblan las piernas ya cuando estoy en el aeropuerto ya una vez dentro del avión, cuando ya cierran las puertas en más de una ocasión me ha entrado una angustia tan grande (ahogo) que me han dado ganas de pedir a la azafata que me las abriera la puerta para salir corriendo....Si voy en la ventana "respiro mejor" jejejejeje...... en las filas centrales no puedo viajar porque me da angustia (claustrofobia).

El peor momento para mi es el despegue, el rugido de los motores y la carrera brutal que hace por la pista, me asusta tanto me dan taquicardias y mareos... (Me pongo verde pistacho)

Siempre me parece que el avión no va a subir y caerá.. No miro jamás por la ventana cuando esta despegando porque como tu tengo miedo a las alturas y vertigo... la cierro y voy mirando de cuando en cuando.. Pero tampoco permito que NADIE me hable...y si alguien se atreve a decirme alguna cosa lo puedo mandar a Pekín de ida y de vuelta.. Pero solo con un HILITO de voz... No me sale nada mas.. es un momento muy tenso jejejeje... y yo necesito concentración... voy bien cogidita de los posabrazos, pareciera que soy yo el piloto eh jejejejejej... Una vez que se apaga la señal luminosa de que uno puede quitarse el cinturón baja mi ansiedad y tengo que ir al baño más que nada para caminar y estirar mis piernas casi necrosadas de tanta tensión... Luego durante el cuelo a cualquier movimiento extraño o turbulencia mis alarmas se vuelven a disparar al 100% y empiezo a buscar las caras de las azafatas... si veo que no se alarman, ni se miran raro entonces me calmo .... Aunque algo ha mejorado mi situación o fobia a volar, ya que antes podia estar 8 horas sin levantarme para ir al baño porque pensaba que si pasaba algo grave no me iba a enterar jejejeje....

Todo esto me sucede aun tomando ORFIDAL y medio.... antes de subir al avión.....

Un saludo y sigo tu blog que me encanta... conocer mundo es Fantástico!!!.. Lástima que luego tengamos que regresar a casa otra vez pasando nuevamente por la tortura aérea jejeje....

Byeeeeeeee

Anónimo dijo...

hola
yo siempre tuve respeto al avion, pero con una tila doble subia, por circustancias estudie para ser azafata de vuelo, un dia el profesor de aerodinamica nos dijo a la clase q alquilasemos una avioneta q el sabia volar y q nos explicaria los mandos de la avioneta, en mitad del vuelo cogio y nos hizo sin avisar una picada y eso q le habiamos dicho q no lo hiciera, ibamos tres en la avioneta, una fue azafata, la otra al bajar vomito, y yo grite como una loca en ese momento, luego me dio subidon adrenalina y despues un miedo atroz, despues de aquello subi unas seis veces, pero subo y pienso q se cae, de aquello hace 15 años ya, pero cada vez va a peor, la penultima vez q monte fui sola con mi marido a roma y no lo pase muy mal, solo en despegue y aterrizaje, pero el ultimo viaje hace tres años fuimos a mallorca con mi hijo y tan estresada estaba por ir el q cuando aterrizo el avion llore, al año siguiente teniamos previsto ir otra vez a mallorca, pero 7 dias antes fue el accidente de spanair, lo cancele y no he vuelto a subir
se q condiciono a mi marido a no viajar pero no se como superar esta fobia y poder volver a volar, si alguien me aconseja se lo agradezco

Javier Adán dijo...

Consejos muchos, pero al final siempre es la voluntad propia de superarlo. Yo lo hice como lo escribí en el blog. Otros van a cursos que ahí los pongo tb. Al final es cuestion de tomar un sedante ( recetado por tu medico) , y realizar al principio vuelos cortos , de dia y en verano que hay menos turbulencias. Ir acompañada y entretenida con algo.
Tienes que tener paciencia y establer unos tiempos para superarlo.
un sld

Ignacio dijo...

Hola Javier!

He llegado a tu blog "fortuitamente", buscando comentarios experiencias de personas que tuvieran lo mismo que yo, esa sensación inexplicable para el resto del miedo a volar. MUCHAS GRACIAS por tu post, eres lo más cercano a lo que yo siento.

La verdad es que no sé en qué momento me empezaron estos miedos. Recuerdo que de pequeña me encantaba volar, me fascinaba el aterrizaje, el despegue, pero ahora nada de nada. Mi última experiencia en avión fue nefasta. Manos sudorosas, taquicardia, me faltaba el aire, me costaba respirar.

Lo peor es que ahora me afronto a un vuelo de 15 horas, en dos semanas má. Iré a la farmacia a que me den un remedio o algo, espero un ansiolítico.

Mi mayor miedo? Que el avión se caiga. No sé si LOST, las torres gemelas o qué, pero me ha dado un pánico a que ello ocurra. Y siempre respondo lo mismo que tú: todo el mundo te dice que es más seguro que el coche, pero al menos en el coche tienes la posibilidad de salir con vida: en los aviones, nada de nada!

En fin, un abrazo a la distancia, muchas gracias y veré si es que me puedo tomar un ansiolítico que me ayude en algo.

Ignacia dijo...

Uy, ha aparecido el comentario como Ignacio... pero me llamo Ignacia, jeje.

Javier Adán dijo...

IGNACIA. un ansiolitico te lo tienen recetar sino no te lo podran vender. Ya veras como vas a poder sobrellevar el vuelo

Anónimo dijo...

Hola Javier, he "aterrizado" en tu blog buscando en google información sobre si es efectiva la toma de ansiolíticos para el miedo a volar.

Os cuento mi historia:

Con 22 años, por circunstancias de la vida, nunca había montado en avión, aunque había estado a punto en viajes que al final no se llegaban a realizar, pero en la planficación de éstos el montar en avión no me suponía ningun trauma ni miedo. Fue entonces cuando conocí a mi novio, y también cuando surgieron los "low-cost", de repente podias viajar a Paris por tan solo 9€!!

Y ahí descubrí que mi novio le tenia miedo al avión... tan sólo se había montado una vez, pero se ve que no fue muy satisfactoria...

Durante 4 años, me ha esquivado para viajar en avión. Yo le decia "¿Pero eué te va a pasar en un avión?", y ahí venia: se puede caer, atentados terroristas, etc.

Supongo que de tanto escucharlo o más bien dever que alguien le tenia tanto miedo, empezó a aparecer mi miedo.

Yo soy muy miedosa para ir sola por la calle, a los desconocidos, etc. Pero en cambio nunca me han dado miedo los ascensores, ni montarme en noria, etc. Sin embargo mi novio es incapaz de subirse a una noria, y por supuesto siempre escaleras anets que ascensor. Lo cierto es que las cosas que a mí me dan miedo, me dan MUCHISIMO miedo, cuando algo me da miedo, no soy capaz de controlarlo.

Yo antes nunca había visto a alguien que le diese miedo el avión, nadie me habia verbalizado "LOS AVIONES SE CAEN", y cuando vi que a alguien le daba miedo, supongo que pensé "yo es que no me he montado nunca, pero igual si que es verdad que da tanto miedo", porque esa era otra de las cosas que él me decia que a mi no me daba miedo "porque yo no me habia montado nunca".

Tras 3 años viendo a alguien con miedo, llegó el accidente de spanair y el millón de imágenes que se quedaron grabadas en mi retina, entonces creo que definitivamente NACIO UN NUEVO MIEDO EN MÍ.

A principios de este año, con 26 años, decidí que era hora de volar, me planté y quise ir a Italia, vuelo Sevilla-Milán. La noche antes del vuelo ni dormí, en el aeropuerto me despedí de mis padres llorando, el despegue me lo pasé abrazada a mi novio llorando, ni siquiera fui incapaz de estirar las piernas en todo el vuelo (2 horas y media) ni quitarme el abrigo. La vuelta fue igual, llegué con los musculos engarrotados de la tensión y no moverme.

Ahora mi novio dice que él se puso nervioso de verme así, que soy yo quien le meto miedo... Ejem, prefiero abstenerme mis comentarios!

Lo peor para mí, era el despegue, recordaba una y otra vez las imagenes del accidente de spanair... ufff... ODIO A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN!!

¿Y ahora qué? pues que aunque me da verdadero pánico el sábado tengo un vuelo a londres, otras 2 horas y media. Hoy he ido al médico para que me recete algo, y me ha recetado unos asiolíticos pero tengo miedo de que no me hagan nada, porque realmente creo que todo está en mi cabeza.

Para colmo, la asignación automática nos ha dado los asientos en la cola del avión, y ýo pienso que ahí se nota mucho más el despegue y que además es menos seguro, hasta tal punto que me he pasado toda la noche soñando con la dichosa cola del avión!

Tu historia me ha encantado y ojalá tuviera tiempo para "montarme en avioneta" y seguir todo tu proceso... cuando he visto la foto hecha desde un avión que se ven las nubes, me he puesto a llorar, porque he pensado que ojalá fuese capaz de mirar por la ventana y ver esa imagen tan preciosa sin sufrir, sino estando relajada y disfrutar del paisaje. En mi viaje a Milán, ni a la ida ni a la vuelta fui capaz de mirar por la ventana, porque habia leido que era mejor no mirar, pero ahora pienso que quizás ver lo que hay alrededor me ayude a calmarme...

En fin, creo que escribirlo al menos me ha ayudado, si me podeis dar algun consejillo que no se haya dado ya, lo agradecería muchisimo!

Aunque ha sido extenso, gracias por leer, un saludo,

Elena.

Anónimo dijo...

Hola Javier, he "aterrizado" en tu blog buscando en google información sobre si es efectiva la toma de ansiolíticos para el miedo a volar.

Os cuento mi historia:

Con 22 años, por circunstancias de la vida, nunca había montado en avión, aunque había estado a punto en viajes que al final no se llegaban a realizar, pero en la planficación de éstos el montar en avión no me suponía ningun trauma ni miedo. Fue entonces cuando conocí a mi novio, y también cuando surgieron los "low-cost", de repente podias viajar a Paris por tan solo 9€!!

Y ahí descubrí que mi novio le tenia miedo al avión... tan sólo se había montado una vez, pero se ve que no fue muy satisfactoria...

Durante 4 años, me ha esquivado para viajar en avión. Yo le decia "¿Pero eué te va a pasar en un avión?", y ahí venia: se puede caer, atentados terroristas, etc.

Supongo que de tanto escucharlo o más bien dever que alguien le tenia tanto miedo, empezó a aparecer mi miedo.

Yo soy muy miedosa para ir sola por la calle, a los desconocidos, etc. Pero en cambio nunca me han dado miedo los ascensores, ni montarme en noria, etc. Sin embargo mi novio es incapaz de subirse a una noria, y por supuesto siempre escaleras anets que ascensor. Lo cierto es que las cosas que a mí me dan miedo, me dan MUCHISIMO miedo, cuando algo me da miedo, no soy capaz de controlarlo.

Yo antes nunca había visto a alguien que le diese miedo el avión, nadie me habia verbalizado "LOS AVIONES SE CAEN", y cuando vi que a alguien le daba miedo, supongo que pensé "yo es que no me he montado nunca, pero igual si que es verdad que da tanto miedo", porque esa era otra de las cosas que él me decia que a mi no me daba miedo "porque yo no me habia montado nunca".

Tras 3 años viendo a alguien con miedo, llegó el accidente de spanair y el millón de imágenes que se quedaron grabadas en mi retina, entonces creo que definitivamente NACIO UN NUEVO MIEDO EN MÍ.

A principios de este año, con 26 años, decidí que era hora de volar, me planté y quise ir a Italia, vuelo Sevilla-Milán. La noche antes del vuelo ni dormí, en el aeropuerto me despedí de mis padres llorando, el despegue me lo pasé abrazada a mi novio llorando, ni siquiera fui incapaz de estirar las piernas en todo el vuelo (2 horas y media) ni quitarme el abrigo. La vuelta fue igual, llegué con los musculos engarrotados de la tensión y no moverme.

Ahora mi novio dice que él se puso nervioso de verme así, que soy yo quien le meto miedo... Ejem, prefiero abstenerme mis comentarios!

Lo peor para mí, era el despegue, recordaba una y otra vez las imagenes del accidente de spanair... ufff... ODIO A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN!!

¿Y ahora qué? pues que aunque me da verdadero pánico el sábado tengo un vuelo a londres, otras 2 horas y media. Hoy he ido al médico para que me recete algo, y me ha recetado unos asiolíticos pero tengo miedo de que no me hagan nada, porque realmente creo que todo está en mi cabeza.

Para colmo, la asignación automática nos ha dado los asientos en la cola del avión, y ýo pienso que ahí se nota mucho más el despegue y que además es menos seguro, hasta tal punto que me he pasado toda la noche soñando con la dichosa cola del avión!

Tu historia me ha encantado y ojalá tuviera tiempo para "montarme en avioneta" y seguir todo tu proceso... cuando he visto la foto hecha desde un avión que se ven las nubes, me he puesto a llorar, porque he pensado que ojalá fuese capaz de mirar por la ventana y ver esa imagen tan preciosa sin sufrir, sino estando relajada y disfrutar del paisaje. En mi viaje a Milán, ni a la ida ni a la vuelta fui capaz de mirar por la ventana, porque habia leido que era mejor no mirar, pero ahora pienso que quizás ver lo que hay alrededor me ayude a calmarme...

En fin, creo que escribirlo al menos me ha ayudado, si me podeis dar algun consejillo que no se haya dado ya, lo agradecería muchisimo!

Aunque ha sido extenso, gracias por leer, un saludo,

Elena.

Anónimo dijo...

Miles de disculpas! Cuando le daba a "publicar comentario" me daba error, y al final se ha publicado 3 veces. Pido disculpas de nuevo...

Elena.

Javier Adán dijo...

ELENA. Una buena descripcion de tu fobia. Consejos , pues es dificil, porque ya has leido sobre el tema.
Los ansioliticos te van a ayudar. Tomalos un par de dias antes de volar, y sobre todo la noche anterior para poder dormir, al desayunar y antes de embarcar.Elije siempre asientos delanteros ( el no ver todas las hileras de asientos es menos extresante. en todas las compañias se puede hacer dias anyes).Prueba otras terapias. Si eres de Sevilla creo que hay un hipnotizador que hace milagros.
Mira a ver.
Ante todo, le determinacion que la fobia no te supere. El viaje justifica esa superacion.
Un sld.

Anónimo dijo...

¡Gracias Javier! Se acerca el día, quedan menos de 48 horas, jejeje.. Hoy he tenido una alegria, porque he mirado la hora de salida del vuelo y es media hora menos! algo es algo, jejeje. No, me estoy mentalizando de que voy a estar tranquila, y tengo tantas ganas de llegar que no merece la pena sufrir por algo que no deberia. Te contaré a mi vuelta...gracias de nuevo, y feliz verano!

P.D: Por cierto, he buscado por google pero no encuentro nada del hipnotizador del que me hablastes, me gustaria enterarme.. en noviembre tengo que ir a Paris por temas de estudio y me va a tocar de nuevo volar, jejeje, así que tengo claro que antes voy a hacer un curso o algo que ayude a superar la fobia. Miraré el de Iberia. Bye!

Elena.

Javier Adán dijo...

ELENA. Para septiembre te aviso donde localizarlo, porque el que hizo el curso ahora esta de vacaciones. Ya me contaras. Un sld

Elena dijo...

Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!!! juas! pero qué felicidad! casi casi casi puedo decir que he superado todo mi miedoooooo!!!! :-) :-) :-)

Debo decir que me marcó muchisimo visitar tu blog y ver esa foto tomada desde un avión...

De pequeña siempre quise montar en una nube! y cuando la vi, se me saltaron las lagrimas de impotencia/rabia por no poder disfrutar de algo tan bello por culpa del miedo... Y creo que fue entonces cuando la rabia vencio al miedo!

También hablé con una amiga mia azafata y algunas de sus palabras me marcarón también mucho.

Y unido a la pastillita milagrosa que me tomé media hora antes de embarcar (al final no me tomé otra la noche anterior ni nada porque me encontraba tranquila). Ya te digo que hice un esfuerzo tremendo por cambiar el chip.

Cuando el avion empezó a despegar al mismo tiempo que sentia esa presion, sentia una sensación de seguridad tremenda, estaba SEGURA de que el avión no se caia, y así todo el vuelo, asi que me decidi a mirar por la ventana: POR PRIMERA VEZ! pero que belleza! buag! impresionante! es la imagen mas bonita del mundo! y el aterrizaje me lo pasé mirando por la ventana, que pasada como se aproxima a tierra! Hubo bastantes turbulencias, pero no me asustaron, estaba muy segura de que eso era normal y de que eso es imposible que le haga nada a un avión!

Jajaja, la vez anterior, en mi viaje a Italia, a cada segundo pensaba que el avion se caia, y por eso era incapaz ni de estirar las piernas!

La vuelta tambien ha sido buenaa :-) Tampoco quiero cantar victoria, porque no es que de todas formas vaya yo bailando salsa ahi arriba, pero creo que si he logrado dar un paso gigantesco!

Así que GRACIAS POR TODO y ya creo que no necesito hipnotizador!

Espero que mi experiencia le sirva a alguien...

Saludos!!!!!!!!!!!!!

Bertika dijo...

Hola Javier!

Muy acertada esta entrada sobre el pánico a volar. Me identifico muchísimo con el problema.

Me encanta viajar, preparar viajes, etc.... pero cuando faltan un par de días para volar, me pongo mala....empiezo a pagar las pocas "deudas" que tenga, le recuerdo a mi madre donde tengo el testamento y las escrituras,...vaya, que mi marido me dice que me pongo APOCALÍPTICA.

Hasta que tuve a mis hijos lo "solucionaba" tomándome un diazepam 10 mg que me dejaba frita un par de horas.... per o con los niños mi marido se niega a llevar a 3 niños, o a 2 niños y un jarrón, como digo yo.

O sea, que hay que echarle "huevos" como tu dices porque merece la pena pasar por ello sólo per ver nuevos sitios.

Saludos y muchas felicidades por tu blog!

Patricia dijo...

Hola!
Te cuento que he viajado 4 veces en avión y cada vez es peor, mi miedo nació hace unos 5 años atrás cuando a metros de mi casa cayó un helicóptero muriendo los dos pasajeros, fue horrible, primero dio vueltas sobre mi casa, el techo temblaba y yo estaba sola, quise correr pero no pude, llegué caminando a la puerta y al abrir me di cuenta que ya habia caído. No quise ir a ver, sólo llamé a bomberos que ya venían en camino. He pasado dos veces por ahí, pero sin mirar exactamente donde fue. Mi casa es como ruta de aviones comerciales, avionetas y helicóptero. En un principio despertaba por las noches cada vez que sentía un avión.
Hoy por lo menos ya no despierto. Pensé que esto era un poco tonto, pero leyendo todos los comentarios veo que tengo que buscar ayuda antes del viaje que tengo preparado a Rio y que me pone nerviosa cada vez que me acuerdo de que tengo que volar.
Un abrazo y gracias por los consejos.

Canela dijo...

Yo tengo mi viaje para el día 15 esta es la décima vez que cojo un avión, lo peor esque ahora tengo que hacerlo una vez al mes porque vivo en otro país. La primera vez que lo coji fue cuando salí de Ecuador mi país, un vuelo súper largo pero con la ilusión que mi madre me esperaba en España. Me senté en medio de mis dos hermanos pequeños para controlarlos, y a la hora del despegue si jo era por ellos me levanto y armo la grande en el pasillo, en fin la azafata me tranquilizo y no recuerdo muy bien como llegue. Hace dos meses coji un avion después de 6 años sin, porsupuesto el día anterior fui al medico a pedirm medicina pero con las prisas se me olvido. Le decía a mi madre no se de que santo valerme y todo el rato rezando para que dios me protegiera, llega el momento, camino hacia el avión me palpita el corazón y digo no me queda otra en autobús llego mañana en cambio aquí son dos horas, me pongo en la ultima fila para que nadie me vea si hago escandolo. Dios mío, va a despegar recorre la pista y yo ya me muero de miedo, mis manos frías y pensando lo peor, al fin despega!!! Yo grito me tapo la boca con la mano, me retuerzo en el acierto y la chica que va a mi lado me muera con una cara de susto, sorry, lo siento empiezo hablar en español y decirle que tengo miedo volar, no me entiende. Me calmo cuando el avion cojee altura, miro la hora, trato de dormir, de momento bien, hasta que las turbulencias mueven el avión, yo me desepero mientras la gente se ríe de ver como el aire choca con el aparato. Llegue, aterriza y doy gracias a dios por traerme salva con la promesa se nunca mas volver a volar, jajaja, hasta el próximo mes.
Las siguientes veces han sido mejores, con medicamento claro, esta vez tengo la suerte de sentarme con un matrimonio Belga, ella me nota nerviosa me coje la mano yo cierro los ojos y ya ha despegado, todo ha sido mejor, Para volver a Bélgica lo hice con mi madre, esta vez súper bien, contenta!!! El avion recorre la pista y por lo memos puedo ver por la ventanilla como lo hace, al despegar me agarro a mi madre y empieza el viaje. Voy superando mi miedo con la ayuda de pastillas claro, espero algún día hacerlo sin ellas.

Anónimo dijo...

Tengo un viaje en dos semanas y realmente estoy asustada, me pasa exactamente lo mismo y sinceramente preferiria tener unicamente miedo. Desde un viaje complicado que hice a GalIcia he cogido miedo, claustrofobia, agorafobia, ansiedad... por unicamente la idea de ir en un avión cuando nunca antes lo había tenido, tus ideas son magníficas y voy a intentar hacer algo parecido, GRACIAS!:)

Anónimo dijo...

es increible.. cada palanra que has dicho es lo mismo que me pasa a mi..
lo mio es miedo al avion, a las atracciones y a cualquier cosa que "vuele" o se mueva demasiado :( me da pena ser asi pero no consigo superarlo y cada vez va a mas

Anónimo dijo...

Pues realmente lo mio es de traca, llevo viajando desde los 12 años, como si nada, si ningun problema porque me encanta viajar, y mi problema viene desde hace unos meses, por x circuntancias en la vida, sufro ansiedad desde hace tiempo, pero cada vez la controlo antes, el caso es q hace unos meses me tuve q hacer una resonancia y cuando faltaban menos de 10 minutos, me entro un ataque de ansiedad tan grande que empece a gritar socoooorrooooooo! Hasta q me quede sin voz pero la enfermera de habria debido ir a la conxinxina q ni me escucho ni me saco de la maquina, casi me da algo y encima me quedaba otra resonancia mas q por supuesto no pude hacermela, mi problema surge al llegar a la sala de espera donde habia una mujer q empezo a contar sus historietas y entre ellas era q le daba miedo a volar, y mi mente q es asin me dijo, oye q a ti te va a dar miedo tb a volar, y ahora estoy de los nervios porque me voy a Turquia y estoy con el miedo de y si me va a dar por gritar, que me saquen como en la resonancia, es q la mente es muy cabrona porque yo siempre me he entretenido con mil cosas en los vuelos, y me da una rabia q me pueda! A alguien se le ocurre algo? Ya se lo he comentado a mi psicologa y me ha dicho q es un miedo mas irracional de la dichosa ansiedad de las narices, pero si a alguien se le ocurre algo me vendra de lujo. Muchas gracias y espero seguir disfrutando de las maravillas del mundo y sin miedo.

Miguel dijo...

Buenas a todos.

Os comento mi experiencia, aunque por lo que veo, más o menos siempre hay un denominador común en todos los relatos que escucho y leo sobre a aerofobia.

Hace años, cuando empecé a volar (con 10 años aproximadamente), me encantaba hacerlo, de hecho, era el típico pasajero que se tiraba todo el vuelo mirando por la ventanilla alucinando con la cantidad de paisajes impresionantes que se pueden ver desde un avión.

Pero llegó un vuelo, Roma - Madrid, con unos 25 años, y la fobia comenzó a surtir efectos... Resulta que el aterrizaje de este vuelo fue bastante complicado. Se trataba de una tarde MUY TORMENTOSA en Madrid, además de que hacía un viento impresionante. Pues bien, el avión tardó bastante en coger pista pero, una vez que comenzó a descender para aterrizar, empezó a ir con una velocidad increíble (imagino que para sortear lo mejor posible las inclemencias del tiempo) y moviéndose constantemente de una manera muy brusca. Había gente que se puso a gritar, las luces se apagaban y se encendían (mi novia dice que no fue para tanto, pero yo desde luego, y la otra pareja que venía con nosotros, piensa lo mismo que yo), asñi que imaginaos cómo debió de ser aquello...

Para más desgracia, nuestros "fascinantes" medios de comunicación, que cuando hay un accidente grave no hacen más que repetir las imágenes, el día del accidente de Spanair incrementó sustancialmente esa fobia a volar.

Con todo esto, me planteé que no tiene sentido alguno tener terror de un medio de transporte, y menos aun cuando es el más seguro del mundo. Por ello, me obligué a mi mismo a volar siempre que pudiese, para así perder paulatinamente el miedo a volar.

Ya he ido a varios sitios (Grecia, Londres, Ibiza, Florencia...) y, aunque siempre llevo cierto nivel de ansiedad y nerviosismo a la hora de despegar, durante el vuelo siempre suelo ir tranquilo y el aterrizaje se ha convertido en pan comido.

Por esto digo que no debemos dejarnos ser presa de un miedo tan IRRACIONAL como ese, además que, superar al mismo, nos reportará una multitud de gratificaciones.

Ánimo a todo el mundo y nada, a volar!

Javier Adán dijo...

MIGUEL. Gracias por tu aportación.
el miedo a volar es como dejar de fumar. siempre queda el rescoldo aunque se supere. lo importante es reducir la ansiedad y volar lo mejor posible.

Manuel dijo...

llevo 30 años volando ( vacaciones) y solo desde hace unos pocos tengo miedo a volar, lo publicado por Javier es estupendo ,pero añadir mi análisis:

Si siempre había volado antes y con ilusión , y conozco la tecnologia que hace mantener a los aviones arriba ,¿porque ahora este miedo?

Tu mente es la culpable , al volar vas predispuesto al miedo a lo malo a lo negativo, se intensifica en los años de tu vida que en lo personal estas mal, emocionalmente inestable,ira, falta de estabilidad ,no realizacion personal,etc.

Primero nos debemos hacer una revisión básica psicologica de nuestra vida cotidiana, conseguir arreglarnos nosotros primero,.

pues luego es fácil
cuando estemos arriba en el avion observar abajo esos miles de coches y la probabilidad matematica enorme y real que tenemos cada dia de nuestras vidas de tener un accidente mortal.

saludos desde nuestras histerias personales

Anónimo dijo...

Mi problema es que tengo claustrofobia. No tengo miedo a volar pero sí a estar encerrada en el avión y no poder salir. Nunca he volado y ahora, mi hija se va a vivir a Boston y me angustia la posibilidad de no poder visitarla.
He decidido pedir ayuda a un psicólogo clínico y ponerme en tratamiento ya; no sé si conseguiré superarlo. Soy pesimista en este aspecto.

Javier Adán dijo...

CLAUSTROFÓBIA.
Eso tiene mala solución. Casi lo mejor una terapia conductiva, es decir ir acostumbrandose a espacios cerrados con mas tiempo cada vez, y cuando vueles , hacerlo en los asientos delanteros.
Änimo.

Anónimo dijo...

ME PARECE MUY INTERESANTE TODOS LOS COMENTARIOS, PERO TODO ESTA EN NUESTRA CABEZA, TAMBIÉN TENGO ESE PROBLEMA, AUNQUE NOS DE BERGUENZA DECIRLO, SI ASÍ ES, CREO QUE SER UN INCONSCIENTE AYUDA DE MUCHO, ASÍ FUE LAS PRIMERAS VECES QUE ME SUBÍ A UNO, LO MIO FUE COMO LA GRIPE, ME CONTAGIARON LA AEROFOBIA, Y EL MEDICAMENTO ESTA EN NUESTRA CABEZA, MAS BIEN CREO QUE ES UNA FALTA ENORME DE AUTOESTIMA, FALTA DE SEGURIDAD, YO VIVO EN BOLIVIA LA PAZ, PERO LASTIMOSAMENTE NO ENCONTRÉ UN SOLO LUGAR DONDE IMPARTAN CLACES O ALGÚN TIPO DE AYUDA PARA ESTE MAL, ASÍ QUE A MORDERME YO SOLO, NO TENGO LA CURA, TENGO 2 VIAJES PRÓXIMOS Y YA ESTOY TEMBLANDO, LO ÚNICO QUE YO PODRÍA ACOTAR A TODO LO QUE DIJERON ES, QUE UNA VES ESTANDO EN EL PÁJARO DE METAL, NO PIENSEN EN NADA PERO NADA NEGATIVO QUE PODRÍA PASAR AHÍ ARRIBA, CIERTO UNA HORA PARECE DIEZ, NO LO OLVIDEN POSITIVISMO, PIENSEN EN COSAS LINDAS QUE LES PASO EN LA VIDA, SUERTE HASTA PRONTO, ATTE. LATINO

Javier Adán dijo...

Es verdad que el problema esta en nuestra cabeza. Los que lo vamos superando por lo menos en parte)es como los exdrogadictos, nunca se curan del todo, y tienen que convivir con ese miedo a volver a caer.
Ánimo, que hay mucha gente que tiene miedo a volar y no lo dice, y ya es una valentia reconocerlo.

Manuel J.Delgado dijo...

La primera vez que viajé en avión aterrizamos con un reactor incendiado.... días después en el viaje de regreso, en el aeropuerto que hacíamos escala sufrimos un atentado terrorista, con bombas y todas esas cosas de lo más desagradables....¿que hice después...?... Pues volar sin preocupación alguna... ¡si salí bien parado de aquello... mi cupo de riesgo está cubierto... según el cálculo de probabilidades....¡
Es más peligroso ir por la carretera en dirección a Meira con parada en el Aerodromo de Rozas....

Catalina dijo...

Sinceramente, me he visto reflejada en todas las situaciones que relatais.
No se de donde me viene esta fobia (solamente tuve un vuelo medio regular Cancún-Madrid), pero desde hace unos años ha ido "in crescendo"... Lo peor es que soy mallorquina y, evidentemente no tengo muchas opciones.
Pasado mañana vuelo a Madrid. Pensar que tengo que estar una hora larga en el avión me crea un pánico irrefrenable. El despegue es horrible, lo que habeis dicho, sudoración en las manos, tensión muscular en las piernas (a veces se me han puesto a temblar tanto que he creido que con el repiqueteo iba a caer el avión, las mandíbulas se aprietan tanto que cuando llego a destino tengo un dolor insoportable en la boca, y voy agarrada al reposabrazos como si fuera mi salvavidas....
Mis sintomas leves empiezan con la compra del billete ( que demoro lo máximo posible)y unos diez dias antes del vuelo diarreas, migrañas, palpitaciones, taquicardias,sensación de ahogo, dermatitis.. en fin, una amplia gama.
Hacer la maleta, preparar documentación... en fin, todo lo que huela a viaje me descompone.
Mis truquitos: Volar en Bussines. Ya se que os parecera una pijada, pero tener a la tripulación delante de mis narices hablando de banalidades y tranquilos como lechugas me ayuda bastante. (Luego tengo que recortar presupuesto de hotel, pero...)
Me llevo libros cuya lectura me "engancha". También autodefinidos, que me gustan bastante y mi música favorita (que no hace falta que sea relajante, simplemente canciones que te transportan a otro lugar).
Si te sirven un aperitivo, pues entre que pones la mesita, te lo bebes, te traen la toallita, te quitan el vasito... pues otros 10/15 minutos que te distraes.
Prensa. Que no me interesa lo más mínimo, además el olor del periodico me da náuseas, pero la coges, por pasar 2 minutos más.
Nunca embarco de las primeras. Ver que entra tanta gente, me hace pensar que ese aparato no puede levantarse nunca (peso del avión + peso de los pasajeros + peso de los equipajes)y como entre algún gordito/a... ahí ya me muero.
Y por supuesto, Trankimazin (0.25 ó 0.50)en el desayuno, antes del embarque y otro bajo la lengua al sentarme. Ultimamente he tenido que adelantar las tomas y empezar un par de dias antes.
Me solidarizo y comprendo los que lo sufrís. Ya os contaré a la vuelta (sin comentarios) como ha ido todo. Un abrazo.

Javier Adán dijo...

Calalina. Gracias por tu relato.Muy en la línea.Perfecto lo de los trucos. Yo tb reservo siempre adelante pera evitar ver todo lo largo del avión.
Lo bueno del medio es superarlo. El miedo no es malo, es lo que nos hace ser precavios, lo malo es el miedo irracional.
Suerte y ya me contaras.
Ah... busca siempre aviones grandes, y horarios ni muy temprano ni de llegada anochecer que hay mas cambios de presion atmosferica y el avion se mueve mas.
Un sld

JAVIER dijo...

Tú no tienes miedo a volar, tienes miedo a morir. Eso no es bueno. Es bueno no querer morir aún, pero no hay que vivir con miedo a perder la vida. Erróneamente, basas tu escala de miedo en las posibilidades que dispongas para evitar la muerte en un momento dado y en el porcentaje de certeza de muerte que haya en esa acción. A nivel histórico-mundial, son poquísimas las personas que podrían decir que han muerto por culpa de un accidente aéreo, en comparación a infinidad de causas mortales que nos podemos encontrar a diario en nuestra vida cotidiana. Todos hemos estado a punto de morir en algún momento y ni siquiera nos hemos dado cuenta. Ese miedo que sientes cuando contratas un vuelo se traduce en una fuerte ansiedad. Es una lucha interna. Por un lado, tú decides volar y por otro, tu yo instintivo lo rechaza. Todo es cuestión de conseguir domar a ese yo, esa parte que está en todos nosotros. Pero no sólo para volar, sino en muchos otros aspectos de la vida. En el caso de que sea por un motivo que se vaya a producir una sola vez en la vida o poquísimas, no te esfuerces, lo mejor es ingorar temporalmente a ese yo hasta que pase el evento. Suerte.

Javier Adán dijo...

Javier. Muy buena tu reflexión. Gracias, es un buen apoyo.

Alejandro Ramo dijo...

Estoy muerto de miedo.
En octubre tengo que hacer un viaje a Chile y estoy atacado ya (Julio). Son 20 horas aproximadamente y no se como me irá. Lo de los ansiolíticos no creo que me quite el miedo y lo del alcohol creo que es lo que finalmente hare, ademas luego alomejor caigo grogui y duermo unas horas. Habia pensado en tomarme algo que me haga caer en Knock Out desde el principio, y luego cuando me despierte seguir a base de alcohol hasta que pueda o vuelva a caer dormido. TENGO PÁNICO.
Solía viajar muchisimo pero en un viaje a NY en medio del Atlantico empezaron las turbulencias y ahi casi me muero, iba a solo. Asiento del medio con dos chicas a los lados que estaban igual que yo y nos poniamos aun mas nerviosos unos a los otros (movimientos de susto, manos inquietas, una vomitó..) fatal.. Ni siquiera era la primera vez que habia ido a NY. Luego el unico viaje largo largo que hice fue a la Riviera Maya (13h aprox) y mejor que el de NY pero ya empezo todo. Las 13 horas tragando techo, luego con el jet lag + sueño etc. Ahora en Chile con los cambios de altura tambien voy a llegar y me voy a perder todo el viaje. Quiero pasar este miedo por favor. Alguien ha pasado por la experiencia Iberia esa? Alguien se ha quitado el miedo a volar enserio? He estudiado en Alemania y eran mortales las tres horas con escala en Zurich, viendo los alpes suizos y todo debajo de ti. Solo piensas en "Alive!"("Viven!"). Muerto de miedo. Por favor que alguien me ayude, necesito ayuda seriamente. Si alguien conoce algo que me contacte. El viaje es en octubre y ya estoy muerto de miedo, temblores, sudoracion de manos, etc
Gracias de anticipado a todos

Javier Adán dijo...

Alejadro. El miedo es lo que tiene, la mayoria es irracional.
Iberia tiene ese curso para perder el miedo, pero en defitiva es charlas , un simulador y un viaje i/v a Barcelona. Un psicologo y un piloto que te ayudan. Al final, lo mejor es mentalizarse .Lo mejor pasar del alcohol y que te receten un tranquimazin para la ansiedad.
Lo demas lo tienes que poner tu.
Olvida el viaje y piensa en el destino , que es chile.

Animo.

Anónimo dijo...

Encontré en una página americana donde viene especificado 6 consejos útiles para afrontar mejor la sensación de miedo a volar.
Aquí os lo dejo. Un saludo.
.Consejo nº1 - Coger un vuelo a primera hora .
Cuanto menos tiempo estés esperando a subir al avión menos angustia acumulas. Lo mejor levantarse por la mañana temprano y volar a primera hora. Te evitas estar sufriendo todo un día.

Consejo nº 2 – Utiliza la sala VIP del aeropuerto .
Si te lo puedes permitir haz uso de la a sala VIP del aeropuerto. Estos salones están diseñados para tener un ambiente cómodo y relajante, donde los pasajeros pueden escapar de la locura del aeropuerto. Sin embargo, si no estás volando en clase bussnes , puedes tener la opciónde pagar por u plus para acceder a la sala de estar .

Consejo nº 3 - Elija un asiento de pasillo.
Mejor elegir un asiento cerca del pasillo, es menos probable que se sienta claustrofóbico en el avión. Un asiento de pasillo también le permite tener una mayor libertad de movimiento una vez que el avión ha llegado a una altitud estable. Si es posible, conseguir un asiento que se encuentra en una de las " líneas de salida" , que tienen las salidas de emergencia por el lado del avión. Estos asientos tienen a veces adicional para las piernas, aunque tendrá la responsabilidad de ayudar a los pasajeros evacuar el avión en caso de emergencia. Tambien es conveniente situarse en la parte delantera, se notan menos las turbulencias.

Consejo nº 4 - Llevar algo de distracción .
Los estudios han demostrado que distraerse con una situación que implica una cantidad significativa de pensamiento puede ayudar a reducir la ansiedad . A pesar de un libro o una revista puede ser una buena distracción , muchos expertos sugieren distracciones de audio como el más eficaz. Mientras que la música suave puede ayudar, es posible que también desee considerar la posibilidad de un audiolibro . No importa que la distracción de audio que elija, lo mejor es elegir algo que no está familiarizado , es decir una actividad diferente.
Consejo # 5 - Esté preparado.
No llegue al aeropuerto cansado, con hambre o incómodo. Planee con anticipación para su vuelo. Use ropa holgada y zapatos que sean fáciles de quitar. Lleve algún aperitivo , en caso de que no encuentre la comida de avión apetecible.

Consejo nº 6 - Trate de relajarse .
Cada vez que usted esté ansioso al volar , recuerda que la posibilidad real de que avión experimente problemas durante el vuelo es extremadamente bajo. En realidad, las probabilidades de morir en un accidente aéreo comercial son de aproximadamente 10,5 millones a 1! Los pilotos de aerolíneas se someten a una amplia formación, que implica incluso volar un avión que tiene uno (o ambos ) de sus motores averiados .

Salamandro dijo...

Hola a todos los que estáis en este foro.
La verdad es que ha sido la sensación de tranquilidad que de ansiedad la que he tenido al leer las experiencias y consejos que estáis compartiendo con todos.
Vivo en Ibiza, y a la hora de viajar siempre que puedo cojo el barco, puesto que (aun no se por qué) desde hace unos años despertó un miedo a volar del que no consigo deshacerme. Sin ir más lejos, el último viaje en avión que hice fue a Porto (Portugal) haciendo escala en Barcelona. El primer vuelo de los 4 fue movidito, incluso las azafatas tuvieron que sentarse enseguida donde mas cerca les pilló, imaginaos, pero no pasó nada más. El resto de los vuelos fueron como una seda, prácticamente ni se movieron, y cuando lo hicieron, eran tan breves las turbulencias que cuando te habías dado cuenta de ellas, ya habían pasado.
Pues es tal mi ansiedad que cuando volvimos, al aterrizar en el aeropuerto de Ibiza, rompí a llorar de los nervios que llevaba acumulados.
El año que viene queremos ir a Suiza, me han hablado maravillas de ese sitio y me hace muchísima ilusión ir con mi pareja. Lo que pasa es que solo el pensar en el avión me pone de los nervios.
Ibiza es una isla limitada en cuanto a recursos (hipnosis, cursos contra el miedo...). He escuchado que el uso de ansioliticos recetados por el médico no van mal.
Se que habéis dicho de todo, y que todo lo que hablais por aquí es verdad sólida como una roca, pero aun así no puedo evitar ponerme nervioso cuando me imagino en la pista a punto de despegar, viendo el avión repleto de gente, escuchar como los motores aceleran al máximo, notar que te quedas clavado en el asiento y esa sensación de no tener nada debajo cuando estas elevándote.
Quiero y deseo con firmeza férrea poder superar este miedo.
Si alguien puede aportar algún consejo más, yo al igual que muchísima gente se lo agradeceremos de por vida, al igual que doy gracias encarecidamente a todas las personas que aquí habéis compartido vuestras vivencias, consejos y opiniones.
Un saludo a todos y espero que podamos encontrarnos algunos en un avión y poder reírnos de todo!

Javier Adán dijo...

SALAMANDRO. Muy explicito tu aportación. decirte que acabo de regresar de Londres y sigo con ese gusanillo en el estomago caca vez que vuelo. Compart tu amgustia justamente en el sdespegue ( la vision de la gente, los motores , la subida ), pero poco a poco trato de superarlo.
Situale siempre en las filas delanteras y viaja acompañado.
Un orfinal (recetado por supuesto) te reducira la ansiedad.Somos como los exfumadores, que siempre tiene ese gudsanilo por un pitillo. Nosotros simpre tendremos esa fobia a volar. pero hay que vivir con ella y acomodarla lo mejor posible.
Vuela siempre que puedeas en horario mantutino y en aviones grandes.
Un abrazo

Catalina dijo...

Hola Javier
soy Catalina de Mallorca.
Veo que tengo a un "vecino" ibicenco con el mismo problema.
Es maravilloso vivir en las islas, pero en casos como el nuestro....
Desde mi viaje a Madrid en abril hasta hoy, y por cuestiones que ya comentaré, he tenido que volar tres veces más a la capital.
Sigo utilizando mis trucos. Primer asiento de pasillo, no ver embarcar a la multitud, no mirar para atrás, ansioliticos... y sobre todo el trato que he recibido de la tripulación (cuando me ven la cara, ya intuyen que me pasa algo!). El sobrecargo de Air Europa estuvo la hora y pico de vuelo en cuclillas a mi lado hablándome. Impagable. Nunca se lo agradeceré lo suficiente.
La azafata de Iberia, ofreciéndome todo tipo de bebidas, toallitas, caramelos y demás distracciones que se le ocurrieron.
En uno de los vuelos me ofrecieron ¡¡Entrar en cabina!! ¿¿Os imagináis?? Cualquiera hubiera dicho que si!! Pues yo dije que no, faltaría más. encima distraer al piloto!! Y no me moví de la silla!! ¿Increíble, verdad?
Bueno, el 16/11 vuelo a Madrid de nuevo y vuelvo a Palma al día siguiente... fuerte eh?? Pues tengo que hacerlo, aunque sea a base de Orfidal o similar.
Os cuento a la vuelta!!!!

Javier Adán dijo...

CATALINA.
gracias por tu comentario. ya me contaras como fué luego tu vuelo de Noviembre.
Un sld.

Anónimo dijo...

Muy inspiradoras vuestras experiencias.

Yo desarrollé un miedo sin causa aparente. Recuerdo que mis primeros vuelos eran como cuando coges el tren o el bus... ni fú ni fá, pero con el tiempo, lo de volar se ha convertido en algo tremendamente incómodo incluso semanas antes de tener el vuelo.
Para combatirlo he seguido consejos que he ido encontrando aquí y allá: documentarme de aviónica, sistemas de seguridad, por qué se producen las turbulencias, etc, Incluso me he pasado horas viciándome al Microsoft Flight Simulator y a X-Plane pilotando aviones en las peores condiciones meteorológicas imaginables, pero nada me ha servido. Más bien al contrario... ahora soy más consciente de la fragilidad que tiene el equilibrio de las 4 fuerzas principales de las que depende un avión en vuelo xD

En realidad, lo que me da miedo no es que el avión se estrelle, (siendo racional es muy improbable que yo esté justo en ese de cada 10 millones de vuelos que se estrellan), sino de que se producza una turbulencia fuerte inesperada, un ruido raro, que bajen las mascarillas o que un pájaro se meta en los motores. Sustos de ese tipo. El vuelo en el que yo estoy no tiene que terminar en calamidad y desastre, pero sí que es más probable que me lleve alguno de esos sustos. Y esa posibilidad es la que me ralla.

Supongo que no hay cura para eso... Yo soy de Barcelona y vivo en Escocia. Si quiero ir a ver a mi familia con cierta regularidad no me queda otra que echarle narices y tragarme el miedo.
Sé que nunca lo superaré, pero trataré de convivir con eso lo mejor que pueda... mientrastanto intento que no empeore, no quiero que me condicione la vida.

Una cosa que me ha animado mucho cuando me he estrellado en un simulador de vuelo, es que cuando surge un problema allá arriba, aún tengo mucho tiempo para reaccionar. Puedo llevar el avión planeando y aterrizar en alguna parte. Al final me he acabado estrellando jaja pero yo no soy piloto.
Cuando vuelo de verdad me tranquiliza en parte que cualquier eventualidad no es una jodienda de la que no hay escapatoria, sino que aún hay tiempo para que el piloto tome las decisiones que considere oportunas

Catalina dijo...

Bueno, Javier y compañía
Primer comentario de 2014.
Como os expliqué este año 2013, desde julio he tenido que volar Mallorca-Madrid unas cuantas veces.
(Mi hija fue la aspirante mallorquina del programa Masterchef junior). Entre castings, pruebas y demás, me chupé varios viajecitos.
Ya os comente que el trato a bordo siempre fue excepcional. El ultimo vuelo fue un baile. Ya nos avisó el piloto por megafonía que soplaba viento fuerte del oeste y que esperaba turbulencias. En el fondo y aunque me dio medio patatús en ese momento, sentí alivio al comprobar que todo estaba tan milimetricamente estudiado, que tenían previstas las turbulencias mucho antes de que ocurrieran y que muy oportunamente avisaban al pasaje para su tranquilidad.
Después de este año de viajes seguiditos, no disfruto, pero ya no me pongo enferma tres semanas antes. Antes de embarcar, tomo algún tranquilizante y evito males mayores, pero he comprobado que evitando la situación no consigo nada más que empeorar.
Seguiré viajando. Lo seguiré haciendo con mis truquitos. Pero lo seguiré haciendo. Estoy muy animada.

ALFREDO TELLEZ dijo...

hola amigos he leído todos su comentarios y pensaba que era menos la gente que tenia miedo a volar pero ya veo que no. Mi miedo o fobia no es tanto a volar sino que al ir a una velocidad mayor de 100 km/h ya sea en auto o en cualquier medio de transporte me empieza a dar ataque de pánico y a sentir algo en el estomago aprieto todos los musculos, todos mis temores se disparan ya he ido al psicólogo otorrino y todo lo imaginable y nada mas no. mi viaje es en marzo a los cabos mexico y desde ya me sudan las manos, me pongo tenso. Espero tomarme algún tipo de medicamento para que sea menor el trayecto. saludos desde mexico D.F

Javier Adán dijo...

CATALINA. Me alegro que poco a poco lo vayas superando.un abrazo.

Angeles dijo...

Hola! Me llamo Angeles y tengo 22 años , y como la mayoria aqui tengo miedo a volar o mas bien a morir o mejor dicho miedo a morir en consecuencia de que el avion sufra un accidente jeje!! Hay comentarios de hace años asi que supongo que algunos ya no tienen miedo :) Pues bien la primera vez que cojí un avion tenia unos 10 años y me encntaba y asi hasta los 13/14 todo genial en los aviones, hasta que cumpli los 18 ,estube 4 años sin coger un avion,el trayecto era barcelona - ibiza e iba con mi hermana que nunca habia montado en avion , ya en el avion , tambien era mi primera vez en un low cost, me empezo a entrar la angustia al tener tan poco espacio en el despegue me hacia la valiente pero tenia miedo , y le metia miedo a hermana simulando que yo no tenia, el vuelo fue increiblmente bien ,llegamos antes de la hora prevista , a la vuelta de repente dije no! me vuelvo en barco , pero mi hermana me pidio que no la deje sola , total fue subir al avion y ella quedarse frita y yo acojonada y tiesa en el asiento , era de noche y llovia el vuelo fue tranquilo pero me prometi no volver a subir a un avion , tres años despues no hace mucho decidi ir a malta a ver a un familiar era un vuelo mas largo 2 horas y algo y fue fatal mi reaccion nervios , ansiedad, no coordinaba , decia , estupideces , estaba aterrorizada , mi miedo mas que cuando despega es mientras vuel el trajecto , no me pasan los minutos , pienso que se va a caer pienso que la gente que murio en un accidente de avion tambien pensaba que no seria de ese desafortunado porcentage y lo fueron , me imagino como cae la impotencia de no poder salvarte etc , la vuelta de malta fue de lo peor de noche turbulencias etc, las azafatas un 10 me pusieron delante del todo hablandome tranquilizanodme etc, despues al mes siguiente volvi a ibiza ,pero en barco !! llovia a mares pero genial habia una fiesta en el barco y me daba igual que se undiese porque pienso que hay mil posibilidades mas de salvarse cayendo al agua que cayendo un avion jeje, la vuelta fue en avion , fatal subi la ultima creo , otra vez pensando que tengo tan mala suerte que me iba a tocar a mi , incluso me imagino como lo anuncian en las noticias , desde que soy madre aun tengo mas miedo , pienso que me pongo en peligro subiendo a un avion y que puedo dejar a mi hija sin madre por arriesgarme , es mas seria incapaz de subir a mi hija en un avion , la voy a llevar a disneyland y es un alivio para mi que me salga mas economico en tren asi tengo la excusa perfecta para no ir en avion pero en realidad es eso una excusa , el caso es que tengo que coger un avion el sabado otra vez barcelona ibiza y ya estoy nerviosa, mas que nunca , no puedo ni comer , y leyendo algunos comentarios aun me han hecho pensar mas y tengo mas miedo otros me han ayudado. Alguien me puede explicar como funciona un avion y las posibilidades de que se caiga o sufra un accidente? o alguna pagina o enlaceas ? gracis por adelantado , y gracias Javier por creear el blog , un saludo!!

Anónimo dijo...

ANGELES. Mira aquí
http://www.perderelmiedoavolar.es/Programa.asp
Es un curso de iberia. te va a veneir bien
Ya veras como lo superas y sigue los consejos dque figuran en el blog
Ya me contaras un abrazo

Anónimo dijo...

Problemas de ricos... ¡¡Ay qué pena!!

Javier Adán dijo...

Ojala fuera un problema de dinero. las fobias no dependen de la posicion economica sino es un problema interno.

maria tarragona dijo...

Hola Javier y compañia!!!

Os voy a contar mi historia. Primero de todo decir que he leido todos los comentarios y que me encantaria saber que lo vais superando poco a poco. Tambien he visto que no hay ningun caso como el mip o almenos que se le parezca no se. Pues bien os cuento.

Des de pequeña siempre me ha encantado viajar, ver mundo, ir de aqui para alli, subirme en trenes, aviones, de todo. Siempre el avion te da respeto pero disfrutaba del viaje, del despegue y del aterrizaje. Pues bien un dia en mis viajes fui de barcelona a londres y de repente sin saber porque me entro una taquicardia... me puse malisima. Me empeze a marear a encontrarme mal, sudores, palpitaciones, me puse de todos los colores. Pues des de ese dia me empezo el miedo a volar pero no el miedo a que se caiga el avion o accidente o cosas de esas no. Terror a estar ahi encerrada sin poder salir y que me de tal taquicardia o palpitacion sin poder parar que me muera. Eso es lo que me pasa. Al principio solo era cuandp subia en un avion pero luego empeze a tener miedo cuando iba sola con el coche, o simplemente subirme a una atraccion. Quiero volver a volar y a sentirme bien pero cada vez que pienso que tengo que estar aunque sean solo 20 minutos ahi arriba sin poder bajar si me da algo me aterra. Me da miedo subir y que mi corazon no pare de latir a mil por hora y que me auede ahi traspuesta. A parte que se pasa fatal. No se que hacer. Tambien pienso que si me tomo un tranquilizante no me va a funcionar y que entonces ya me de algo de verdad. Que pensais?

Javier Adán dijo...

MARIA. tu caso es mas complicado porque se te ha ido juntando varias cosas. Lo mejor que te trate u psicologo y hacer terapia cognitiva. Vete enfrentandote primero con pequeños retos y luego ir asumiendo oros mayores. Pero me imagino que necesitaras tratamiento farmacologico y te tendra que ver iun medico.
Suerte y veras como poco apoco lo superas. es cuestion de paciencia y perseverancia. Un abrazo

veronica dijo...

uuff,,leo y siento aun mas miedo,faltan pocas solo 48 horas para mi primer vuelo,y estoy muy nerviosa,,quiero mentalizarme para lograr estar relajada y dsifrutar del viaje,,,eh evitado este momneto muchas veces,,pero ahora debo hacerlo ,,luego les conatre mi experiencia..y racias por los consejos,los tomare en cuenta ..uuuuuuu,,alla voyyy,,

Angeles dijo...

Hola de nuevo ! Hace unos meses escribi , contando un poco mi situacion en relacion con mi miedo a volar e intentando prepararme para un vuelo cercano que tenia , bien pues como podeis obserbar sigo aqui jeje auqnue la mala noticia es que sigo pasandolo fatal en un avion =( Pues bien , dentro de unos dias me toca subir al dichoso avion otra vez , la ruta la que viene siendo habitual barcelona -ibiza y ya estoy nerviosa ,y algo mas de lo habitual por los ultimos accidentes de los que todos hemos oido hablar , y tambien han hablado de la segurida aerae etc, etc y bueno en conclusion decir qu eme iria bien algun consejillo extra antes del viaje , em tranquilizan "un poquito " gracias a todos por adelantado , y gracias javier por el blog un saludo

Javier Adán dijo...

Ángeles. ya veras que con las recomendaciones y un poco de suerte , que el vuelo sea tranquilo , harás un viaje estupendo.
un abrazo y cuéntame a tu vuelta que tal.

*** KITSCH *** dijo...

Hola!
Yo creo que lo mío es miedo a volar, terror... pero no estoy segura si llega a fobia. Mi pareja adora viajar y volar, asi que pasar 8 años sin subirme a un avión es impensable. Lo mío ha ido a peor desde que nacieron mis dos hijos.
Yo lo soluciono con pastillas y un truco que se ha inventado mi marido para no angustiarme semanas antes, auqnue dudo que le sirva más de las dos veces que lo ha utilizado ; )

http://www.mykitschworld.blogspot.com.es/2014/08/fear-of-flying.html

Carlos dijo...

EXCELENTE !!

Carlos dijo...

Buen blog Javier !! Gracias por él.

Bueno, todo empezó en el 89, a la vuelta de Rio de Janeiro. Enlazamos con un vuelo MAD-BCN (45 min.) y casi al llegar a destino...PUFF!!!
Una crisis de ansiedad en toda regla.¿Por qué? No tenía miedo a volar, ni a las alturas, ni a nada. Pues por el estado basal de ansiedad que yo tenía+cansancio del viaje, que ya al final me tenía débil y con las defensas bajas.
Consecuencia? No me metí en un avión ni a palos más. Ni en un ascensor, ni en ningún sitio del que no tuviese yo la posibilidad de salir, el CONTROL. He leido algún apunte con síntomas parecidos. ¿Qué es? miedo a volar? claustrofobia?

Le llamamos fobia a muchas cosas. Algunas lo son, otras no. Todo lo que aquí he leido, y mi caso también, tiene como origen la ansiedad (el exceso, claro) En mi caso, para quien le valga, he pensado durante años que era fobia a no poder controlar la salida del avión, encerrado allá en una cabina presurizada y herméticamente cerrada, pero no lo tengo clato. No sufro en los despegues, ni en los aterrizajes y puedo hacer vuelos cortos, hasta 3 horas o así, sin que me de algo...Pero tras años de terapia, claro. Y fármacos. Y vuelos, por supuesto. He huido siempre de los largos, pudiendo hacer cortos. Primero un BCN-MAD, o luego un nacional más larguito, luego a Londres, por trabajo siempre, claro. Hacia finales de los 90 uno a Estocolmo (4 horitas casi) a Roma, a Viena, hasta hoy. Y sin pastillas. Eso quedó atras después de la psicoterapia. Creo que me aterroriza el recuerdo de lo que pasó. Creo que a todos nos pasó algo un día, un disparador, que nos puso la ansiedad por las nubes y después de ese día lo que nos pasa es que asociamos la misma situación con el recuerdo de aquello.
Cada uno debe alcanzar su objetivo terapéutico, pero creo que se debe acometer como una superación de la ansiedad basal y sus manifestaciones, no sólo de la aprensión a volar. A mi me sirvió para todo, incluso para los aviones... Casi, porque no puedo superar la idea de meterme 10 horas en un avión.

Y es ridículo, porque en el fondo, no pasa nada, es como un autocar, a nuestro cuerpo no le pasa nada, nadie nunca murió por ataque de ansiedad, por muy taquicárdico que nos pongamos... Es irracional, si claro, de eso se trata. No somos tontos que nos ponemos así porque pensamos que se va a caer el avión, ya sabemos que no. Pero en nuestro estado de ansiedad, los pensamientos fluyen sin control, son catastrofistas, y asociado a cada pensamiento experimentamos una emoción, un sentimiento, porque así funciona el cerebro. Esas emociones son las que ya conocemos: nerviosismo, sudoración, taquicardia, disnea, mareo, vértigo, sensación de angustia, pánico, etc...Nos colapsamos.

Y yo creo que en el fondo, todo esto pasa porque a nivel inconsciente nuestro cerebro recuerda algo que nos pasó. En mi caso, la crisis del 89, por ejemplo. Sufro el recuerdo traumático de lo que fue e inconscientemente siento que será así de nuevo. Pero si nuestro día a día y situación vital es diferente del día en el que pasó aquello, el "trigger" o disparador, no se volverá a repetir, aunque nosotros lo recordamos con pensamiento y sentimiento. Por eso sufrimos así.

Javier da en el clavo cuando apunta que la solución es mental, nuestra, con orfidal, con cojones, con lo que sea que aquí se ha dicho, pero no podemos confundir la herramienta con el objetivo. El problema es de pensamiento, la solución también. Hemos de cambiar. Ayudados por los fármacos o el alcohol, o por lo que sea, pero eso no es la solución. Es como Javier dice.

Debería viajar por trabajo a Brasil, y me lo estoy pensando. Que ridículo, no? Podría perder una gran oportunidad... Absurdo. Pero así son las trampas de la mente... Después de tantos años, otra vez Brasil. ¿El círculo se cierra?

Un abrazo a todos

Carlos

Javier Adán dijo...

Carlos. Gracias por tu comentario. Muy instructivo.

Lourdes dijo...

Hola mi nombre es Lourdes y estoy experimentando algo parecido a lo que se comenta por aquí. La verdad que al leer los comentarios no me he podido sentir más identificada. Principalmente me da pánico el despegue y el aterrizaje durante el vuelo si no hay turbulencias me quedo más tranquila.
De pequeña me encantaba volar,las alturas, las atracciones de los parques... era muy lanzada mi sueño era tirarme en paracaidas. Sin embargo desde hace dos años me empezó a asustar el avión, soy muy aventurera y viajo bastante, por si fuera poco mi novio vive en Praga y para verle tengo que ir en avión y en cualquier época del año y siempre sola. Estos últimos viajes cada vez los paso peor, entre que hay muchas turbulencias, malos temporales, añadiendo el miedo irracional y que no se ingles y cada vez que se anuncia algo por megafonía entro en pánico y siempre pienso que se está comunicando lo peor, miro de lado a lado las caras de la gente y de las azafatas y si las veo normales me tranquilizo, nunca habia sentido un miedo así, siento mucha ansiedad me empieza a costar respirar se me nubla la vista me mareo y me entran muchas ganas de vomitar. Tengo que buscar una solución no quiero sentir esto, me encanta viajar y cada mes voy a visitar a mi novio y pasar por el mal trago si hago escala lo paso peor porque son dos despegues y dos aterrizajes en un mismo día. Después de volar ese día apenas puedo dormir de la tensión acumulada, ganas de llorar, etc... a todo ello he dejado de fumar hace dos meses y tengo mucha ansiedad acumulada.
Pensé en tomarme algo para dormir pero me da miedo por si hay un aterrizaje de emergencia o algo y voy drogada, la solución del alcohol tampoco la veo es lo mismo pero en borracho.
Los cursos de iberia me parecen interesantes pero demasiado caros y no me los puedo permitir. Sé que es algo de la mente, pero es muy fácil decirlo, cuando estoy abajo pienso que tonta soy si es super seguro menudo miedo más irracional pero cuando estoy ahí arriba mi mente divaga y se empieza a imaginar lo peor y no lo puedo controlar.

Si se os ocurre algun otro consejillo que podáis compartir os lo agradecería.

Felicidades por el Blog!

Un saludo a todo

Javier Adán dijo...

LOURDES. Consejos ya los habras leido en el blog. Que te receten un ansiolitico para el dia anterior al vuelo y en el mismo vuelo es lo habitual y no te preocupes que tampoco te va a dejar tan dormida y te va a relajar.
Las fobias es lo que tiene, que es dificil superar , pero veras como sino tienes malos vuelos poco a poco vas a coger mas confianza.
Un abrazo

Vuelos Madrid Mallorca dijo...

Me ha parecido una gran exposición de los que tenemos miedo a volar. Gracias por ello.

Laura dijo...

Muy buen artículo pero, por favor, tengan mucho cuidado con el consumo de Trankimazin porque es un medicamento que contiene benzodiacepinas y provoca adicción.

Silvana Gomez Trujillo dijo...

Para todas las personas con temor a volar en avión, los invito a disfrutar de los TALLERES VIVENCIALES, donde se entrega amplia información y orientación para controlar el miedo. https://www.youtube.com/watch?v=zANdbiMohS8

Ana dijo...

Buenas tardes,

Muy interesante el blog.
Yo soy una de tantas personas que sufre fobia a volar,no un poco de miedo no,es un pánico atroz que me invade antes,durante y después del trayecto en avión.

Cuando me preguntan a qué tengo miedo..no sabría qué decir,ojalá fuera algo concreto,ya que las fobias específicas son bastante más fáciles de tratar.

He perdido viajes por no poder subirme al avión y ya creo que me he resignado y no me vale la pena pasarlo tan mal para ver nada.

Hace ocho años que no me monto y el último vuelo lo hice tomando ansiolíticos,lo único que conseguí fue dormirme a la llegada al aeropuerto de destino!!

Algún consejo??Soy psicóloga,así que como dicen..."en casa del herrero,cuchillo de palo"

Gracias!

Javier Adán dijo...

VOLAR.
Consejos los que estan aquí. Cada uno escoje los que mejor le van pero es complicado. La mente humana es tan particular que cada uno reaccionamos de diferente manera a los mismos estimulos.
Paciencia y echarle un poco de valor.
Prueba con los cursos que organiza Iberia
Suerte.

Vuelos Madrid palma de Mallorca dijo...

Es complicado, se trata de un miedo que tiene un origen en cada persona, creo que no hay un único método para superar este miedo a volar, sino que debe ser tratado de forma individualizado en función de su raíz.

Anónimo dijo...

No son pocos a los que he sorprendido al contarles, que aunque vuelo bastante a menudo, tengo miedo a volar. No se trata de pánico o fobia, ni de un estado catatónico tal que me impida subirme al aparato, pero sí el suficiente estado de nervios como para que un vuelo se convierta en una experiencia más traumática de lo deseable. Mi peor momento es el despegue. Lo siento, no me fío ni un pelo de los mecánicos que han revisado el aparato… ¿y si el piloto tiene un mal día? Vamos…
Y es que volar solo (es lo que tiene viajar solo) es un problema. No tienes con quien distraer la cabeza para no estar pendiente de los ruidos, los movimientos o de si las luces de los cinturones se encienden o no. En ocasiones he pensado… pues le empiezo a hablar al tipo de al lado y ya está. Pero claro ¿qué le digo? Oye mira me estoy poniendo malísimo porque creo que el aparato se va a caer de un momento a otro ¿puedo tirarte de los pelos y gritar? Sería poco glamuroso.



Otro punto crítico del vuelo es el momento turbulencias. Aparece el pellizco en el estómago, me sudan la manos y se acelera el pulso. Es un miedo irracional, pero ahí está. Intento despejar la cabeza viendo alguna película pero soy incapaz de centrarme en la trama y paso a leer cualquier revista, pero se me pierde la vista entre las palabras y no entiendo ni pú, y entonces miro las fotos de la revista de la compañía aérea. Y así me paso el rato, inmerso en una espiral absurda (y cada vez más acelerada) hasta que paran las sacudidas del avión. Reconozco que en ocasiones es agotador.

Así que tomándomelo con buen humor, voy a asistir a un curso para perder el miedo a volar. Dos días de curso en el que la empresa encargada (hay varias ) van a ayudarme a volar sin miedos.

Entre otras cosas, el curso incluye la visita a los simuladores de vuelo de Iberia, charlas técnicas con pilotos experimentados, atención psicológica y una parte práctica. Nos hacen volar (en business, dicen) de Madrid-Barcelona-Madrid. Espero que no pillemos turbulencias porque todo un grupo de ansiosos con más o menos miedo a volar puede ser un festival. Sólo echo en falta que en el precio incluyan la noche de hotel.

Para colmo no he tenido más remedio que comprar un vuelo del puente aéreo Barcelona-Madrid para poder llegar a tiempo. Tengo tres horas y media para salir de la oficina, meterme en un avión y plantarme en los simuladores de vuelo. Si quieres caldo, toma dos tazas. No sé si las turbulencias, pero el estrés lo tengo asegurado. Dicen que los resultados son estupendos y espero que mis vuelos se transformen en algo relajado y tranquilo de lo que disfrutar a partir de ahora.

Jose dijo...

Hola a todos. Estuve leyendo cada uno de los comentarios aquí escritos, todos tenemos diferentes motivos y experiencias que nos han llevado a adquirir un miedo o fobia a montarse en un avión. En mi caso particular, hace mas de 10 años tuve crisis de ansiedad que poco a poco se fueron haciendo mas grandes, al punto que hasta montarme en un autobús era un problema. Poco a poco, con psicoterapia , medicamentos y voluntad, fui venciendo obstáculos y miedos, compré un vehículo y logré obtener un trabajo que me enviaba ocasionalmente a capacitaciones en el extranjero. Las primeras veces en el avión fueron viajes cortos, máximo 2-3 horas. La verdad siempre lo ví como pequeñas vacaciones pagadas, ya que no había ningún estress de por medio. Un poco de ansiedad siempre, pero manejable con un "whiskey a bordo" y una buena lectura o musica.

El problema empezó hace cuatro años cuando debía presentar un examen en USA, el cual era de suma importancia para la empresa. Eran dos viajes, el primero a una capacitacion, vuelta y regresar dos semanas despues a presentar el exámen. La ansiedad empezó a aparecer meses antes, el estress del exámen empezó a afectarme y la idea de un ataque de pánico dentro del avión se apoderó de mí. Pude controlarlo, ir las dos veces a California ( 6 horas de viaje), pero perdí el exámen. Tocaba en un lapso no mayor a cuatro meses hacer el mismo itinerario. En esos cuatro meses fui a Perú ( 3 horas de viaje) sin ningún problema, cero ansiedad. Cuando me tocó regresar a USA de nuevo, tuve malas experiencias en el aeropuerto con migración, vuelos perdidos, de nuevo el estress del exámen y problemas personales que por tontería mía les dí mucha importancia. El resultado: un ataque de pánico a 10000 pies de altura. Lo que llaman los psicólogos la profecía autocumplida. Y lo peor era saber que tenía que regresar de nuevo en dos semanas. En resumen, regrese con compañia y medicación, pensé en no ir a hacer el exámen, pero la verdad no me hubiera perdonado nunca en no ir a hacerlo. Lo perdí de nuevo, fui y regresé, pero con un desgaste emocional tremendo, me llevó meses de terapia y de neuvo voluntad en superar esa crisis de ansiedad.

En fin, mi punto es que, como dije anteriormente, todos tenemos diferentes causas sobre nuestro miedo a volar. Miedo a morir, a que el avión se estrelle, a estar encerrados durante horas a 10000 pies de altura, a perder el control.. Y ese miedo esta asociado a una mala experiencia que nos marcó en un momento determinado. La clave está en lograr quitar esas cargas emocionales asociadas a ideas irracionales, para lo cual , efectivamente, se necesita un plan de acción. En mi caso, estoy recordando los buenos momentos que pasé en un avión ( sí los hubo!) , el placer de conocer nuevos lugares y culturas, y la alegría de regresar a casa con una nueva experiencia para recordar. Obviamente sé que tendré que aplicar muchos de los consejos leídos acá, y de fijo regresar a terapia, pero no me queda de otra, tengo una capacitación dentro de tres meses , y me espera un viaje de tres horas que tendré que afrontar.

Les dejo esta lectura de Gabo, !Aprendamos a volar con miedo!

http://elpais.com/diario/1980/10/26/opinion/341362811_850215.html

Javier Adán dijo...

JOSE .
GRACIAS POR TU APORTACUON

Diego dijo...

venga que no pasa nada volar en avión, sufro un poco de lo que comentan aquí, y yo lo llamo miedo anticipado.. es el miedo a la incertidumbre de lo que te vaya tocar vivir cuando llegues al aeropuerto o al avión , es todo, y es normal.. a mi lo que me funciona es tomarme 6 cervezas antes de subirme al avión, a mi 6 me tranquilizan pero habrá tíos que con 2 o 3 es mas que suficiente. y listo, un saludo

María Ikt dijo...

Hola Javier,

que tal?
Mi caso es "distinto" a lo que leo por aquí. Yo tengo vértigo y claustrofobia, hasta tal punto que no puedo ver vídeos/imágenes de sitios altos (edificios, aviones...), tampoco soy capaz de cerrar las puertas con pestillo (a no ser que sean tradicionales, entiéndase por tradicionales aquellos que no están incrustados en la manilla)... Y así con mil cosas más...
Es una sensación horrible porque me tiemblan hasta las piernas y siento hormigueo en el estomago, hasta se me acelera el corazón. Y todo sin un motivo. No he tenido ninguna experiencia traumatica ni nada de eso. Hace poco empece a subir en ascensores pero lo paso fatal, todos mis pensamientos son "destrucción y muerte".
Antes me daba más igual, soy de las que piensan que mientras no se caso de vida o muerte no tengo porque volar, o subir a los monumentos mas altos. Pero con 26 años siento que me estoy perdiendo muchos lugares y muchas cosas, ademas de dinero, puesto que supone el doble viajar en otros medios de transporte.

He mirado los cursos que ofertan las aerolíneas pero no me atrevo a hacer ninguno... Y he leído que hay hipnotistas, pero no se si serán efectivas esas terapias. Que opinión tienes tu acerca de los hipnotistas? Me lo aconsejarías? Conoces de alguno bueno en Bilbao (como conoces el de Sevilla)?

Muchas gracias por todos tus consejos (que intentare empezar a poner en practica) y por leerme.

Un saludo

Andrés Acosta González dijo...

He leído todos los comentarios, y por supuesto el del impulsor del blog. Me parece una buenísima iniciativa. Por si os sirve os cuento mi caso, bastante singular. En primer lugar deciros que soy ya mayorcito, tengo 68 años, casado en segundas nupcias, tres hijos, dos de mi mujer en su primer matrimonio, uno mío de mi primer matrimonio y tres guapísimas nietas, las tres ya muy "voladas" en avión para acá y para allá. ¡Ah! Soy Ingeniero Aeronáutico y Doctor en Historia. Como Ingeniero Aeronáutico no he ejercido nunca, pero es que antes de cumplir 20 años me encantaba volar, me gustaban muchísimo los aviones, por eso estudié Ingeniería Aeronáutica. ¿Por qué me surgió luego esta fobia tan espantosa? No lo sé. Y sigo sin saberlo, después de haber hecho un curso en Lufthansa en 1990 tras 13 años sin volar, un curso que me sirvió en su momento para volar durante 5 años a Tenerife, donde conocí a mi actual esposa. Luego hice en el año 1999 un curso en Iberia, que me fue útil para seguir volando hasta 2008 para atender a mi padre ya muy mayor y enfermo y así ayudar un poco a mi hermano y su esposa. Y desde 2008 estoy sin volver a coger un avión. Quiero decir que durante 48 años ininterrumpidamente volar, cuando lo he hecho, ha sido siempre una tortura insoportable para mí. Se me olvida: también hice un año entero de terapia psicoanalítica y seis meses de terapia psicológica conductista. Me he gastado miles y miles de euros y ha servido para poco. El problema es que cuando este bicho llamado fobia a volar entra dentro de uno (no sé cómo demonios pudo entrar en mí, que me encantaba volar), es muy difícil sacarlo. Yo todavía no lo he logrado. A pesar de todo, sigo en ello. El año que viene quiero volver a mi tierra, Tenerife, porque después de siete años sin ir, la añoro. No sé si tendré que hacer otro curso más, quizás el de Air Europa, que es el que me falta.
Y por último deciros que no os acomplejéis. Picasso, el mejor pintor de la historia de la humanidad, decía, que él no se subía a un avión ni loco. Y Gabriel García Márquez, posiblemente uno de los mejores escritores que haya habido nunca, era aerofóbico.
Un abrazo a todos.
Andrés Acosta González.

Javier Adán dijo...

MARIA. Tu situación es peor por que además tienes claustrofobia y se complica. No se que que consejo darte . Por probar puedes mirar por hipnosis. Todo lo que no sea agresivo puede valerte si te funciona. Tienes que ir poco a poco, superando pequeños retos hasta que veas que tienes confianza. Busca un terapeuta que te guie y tienes que echarle un poco de valor. Todo se supera pero con esfuerzo. Nada hay gratis .
Cualquier coas ame dices. Un abrazo

Javier Adán dijo...

Andres. Gracias por tu aportación. todo lo que dices es la pura realidad y lo has explicado y vivido como es de verdad. Los fóbicos nunca lo superamos el todo, somos como los exfumadores , siempre vivimos pendientes para no volver a caer. Con esfuerzo y trucos que cada uno se pone y un poco de suerte que el vuelo sea bueno lo vamos llevando.
Anímate y vuela a Tenerife una isla estupenda que conocí después de superar ( de aquella manera ) mi propia fobia.
Un abrazo

Andrés Acosta González dijo...

Muchas gracias, Javier, por tu amable respuesta.
He encontrado esta investigación sobre el miedo, interesantísima, de estudiosos españoles de un hospital de Barcelona. El asunto, como siempre ocurre, tiene un origen vivencial, pero acaba generando disfunciones neuronales. Y si se pueden atacar estas disfunciones de alguna manera química, pues a lo mejor estamos en el buen camino, siempre y cuando no tenga efectos secundarios fuertes.

http://www.publico.es/ciencias/investigacion-del-hospital-del-mar.html

El tema da para mucho. Y no es fácil, porque en cada persona reviste características especiales. Pero en fin, bienvenidas sean estas investigaciones.

Un abrazo a todos.

Andrés Acosta González.

Jose Maria dijo...

He encontrado el blog buscando información justo después de pasar por esta experiencia.
Ya hacia años que posponía el viaje para ver amis suegros en Latinoamerica, por el hecho de que era consciente de que no me gusta volar, mis ultimas experiencias de vuelo hacia el año 2006 en el puente aéreo de solo 40 minutos eran como una tortura, no soy nada religioso, pero rezaba para llegar a tierra, no me aterra subir al avión, solo es el tramo del vuelo, como he leído en este blog todo son malos pensamientos, todo procede de lo que cree el cerebro que puede estar pasando, es increíble.
Me encanta la aviación desde pequeño, me leo y veo todo sobre la aviación, técnica, seguridad, etc... vamos estoy entre medianamente y bien informado, también de lo malo claro.

Así que después de muchos años me dispuse a viajar a Latinonamerica donde ya se encontraba mi hijo y mi mujer de vacaciones, iba muy ilusionado pensaba que aunque no me gustara volar, lo haría y punto, todo la parafernalia antes de volar fue bien, la seguridad extra por pasar por USA también, pero a la hora de llegar a la puerta del avión en el finger, ya solo podía pensar en lo mal que lo pasaba cuando volaba, así que me pare como 15 o 20 minutos en el finger para coger ánimos mientras los otros pasajeros abordaban, pero después de este tiempo decidí no subir al avión, así que di media vuelta y para casa. No tiemblo, no sudo no me quedo catatónico, solo pienso en lo que me espera una vez dentro en vuelo y al final pienso que no me compensa todo el sufrimiento del vuelo. Me siento como un tonto pero asumo que que es fobia a volar.

Por lo que leo cometí muchos errores por falta de análisis de mi propia situación:
-Estuve hasta el mismo día trabajando en un proyecto a cara o cruz con la ansiedad que provoca. -Solo había dormido dos horas en dos días, pensé, mejor así me duermo en vuelo.
-No tome café por si acaso, pero tampoco me tome ningún tranquilizante.
-El equipaje en el mismo día corriendo en el ultimo momento.
-La ida al aeropuerto corriendo también, ya que siempre llego tarda a todos lados, esta vez no quería que sucediera.
-El vuelo para ir y volver era de tres trayectos, ni hablar de los tiempos de vuelo.

En fin no acerté ni una.
Espero le sirva a alguien.
Gracias a todos

oscar mas dijo...

Hola! yo conozco una psicoterapeuta en barcelona que convina con hipnosis y me quitó la fobia en 9 sesiones. Ahora viajo tranquilo y sin problemas. La psicologa se llama Adelaida Blabia y hace terapia breve. No recuerdo el telefono, pero si lo queires te lo busco. Suerte!

Javier Adán dijo...

Oscar. Gracias por la información.
Para los que residan en Barcelona les vendrá bien.
Si, he visto que tiene pagina en internet.

Javier Adán dijo...

Volar. Acabo de regresar de un viaje a Sicilia. El vuelo bien.
Sigo utilizando mis trucos.
Vuelos sin escala, aviones grandes, asiento delanteros, buscar horarios tempranos.
Y ahora con la Tablet le meto varios juego y se me pasa mas corto el viaje.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Tengo panico a volar . mi primer vuelo fue desde sevilla a madrid una bora y cuarto . buen vuelo sin problemas . pero el mal rato de anciedad no me lo quito ni el tato , manos sudorosas iperventilandome con la primera bolsa que vi etc numerito que monte bamos y eso que fue un buen vuelo .
Haora me ha salido curro en mayorca y tengo que depender de cojer un avion enfin. He ido al medico ha que me recete valium 5 mg ma dicho que me tome 2 de golpe .
Mi cage es el sigiente. Yo no quiero morir al igual que cualquiera que este bien del tarro pienso . haunque me enpastille y no me entere del vuelo .
en caso de que el avion esplotara por cualquier causa que tanbien puede ocurrir por mucho que nos digan , .
.1 mi mujer con el tienpo superaria mi muerte y se echaria otro marido porque es logico aunque ella dice que no jajajajaja .
.2 mis dos niñas pequeñas el disjustazo que se yevarian las pobres seria espantoso y con el tienpo le dirian papi al otro señor buena jente que mi mujer elijiera.
.3 si existiera un dios como se dice poray cosa que yo no creo . yo al estar en cielo biendo todo eso ,de la que me entra por el espiritu por que en el cielo no ay lugar para el cuerpo ,seria malaleche de la mala .
.4 una vez con el paso de los años k toda la familia por vejez fayecieran ayi nos encontrariamos todos . ay va la pregunta con quien se kedaria mi mujer con migo o con el otro señor buena jente cuantos muertos tiene . total todo eso en la cabeza mia por culpa del avioncito. Abria algun medico especialista porami o algien k me ayude .
Lo siento por mi falta de ortografia un saludo

Javier Adán dijo...

Sevilla. Por lo que cuentas yo creo que deberías visitar a un especialista porque es algo exagerado.
Todo tiene solución con esfuerzo y ganas de supéralo. Y cuida un poco la ortografía, porque la escritura es como la imagen corporal de una persona, trasmite uno como es. Un abrazo y suerte

Anónimo dijo...

Javier perdon por la ortografia no uso el corrector como todos usan para estas cosas, mi nonbre es moises y soy de jerez, sevilla fue el aeropuerto donde fuy por primera vez, la verdad que el miedo a volar lo tengo como esplique en el comentario, pero gracias de todos modos por este blog y are caso de lo que dices, ire a un especialista para superar el miedo, y de camino ire a clases particulares para la ortografia que ya olvide por motivos de tanto currar para yevar una casa y una familia. Gracias de nuevo

Javier Adán dijo...

MOISES. Un abrazo y ojala que lo vayas superando poco a poco. Ponte metas y pequeñas y busca ayuda profesional de un psicólogo cognitivo para empezar. el te dará pautas a desarrollar
un abrazo

sony españa atencion al cliente dijo...

Hola
un abrazo y gracias por cada publicacion!!!
me encanta cada publicacion!
besos
♣♣♣

Anónimo dijo...

pues yo tengo que irme a suiza ahora mismo que hago

Anónimo dijo...

Hola a todos de nuevo . Ya estoy mas acostunbrado a volar . En cuestion de 5 meses e montado en avion unas 8 veces . Total mas miedo k yo no tiene nadie . El tema es el sigiente para ir al grano . Todos los vuelo an sido CHAPO . Sevilla mallorca y al contrario . El mes pasado fuimos a francia con las pekes y la parienta oara ir a disney . Bueno pues yegando a francia ya a pocos metros de aterrizar el tren de aterrizaje no salia porke me lo dijo un azafato k era el unico por cierto k ablaba el español ya a pocos metros de aterrizar otravez parriba . Una ora dando bueltas en cuadrados . Total bomberos esperando nuestro testarazo mortal . Yo miraba a mis niñad y a mi mujer y no keria ni mirarlas ,kiese echar mi ultimo pinchito pero mi mujer no keria enfin fuera coñas . Por lo visto el tren de aterrizaje estaba fuera perfectamente .,pero en el cuentakilometro del avion k compraron en ka chatarreria no funcionaba bien ,le daba ERROR . Total el vuelo de buelta todo bien . K kiero decir con esto . K la vida son dos dias . Pero yo en avion no me monto mas . No onstante eso no kiere decir k estes durmiendo y te caiga en la cabeza el tornillo de un SATELITE y te ESBARATE . PERO YO PA MONTARME EN UN AVION me tienen k matar

viviendas dijo...

Me es dificil comprender porque alguna gente tiene tanto miedo al avion.
Yo te digo que la fobia que tengo es por no volar.
Verdar !! Me encanta viajar.

Cuando regreso de un viaje, ya me enfoco en otro , si puedo.
El ultimo viaje, fue 16 hs a Australia en vuelo directo, transpolar.
Disfruto del despegue, esa fuerza increible, y disfruto del aterrizaje, esa frenada de inercia.....no me pongo a pensar, tal vez me asustara si pienso que el mayor riesgo esta en estas dos etapas.....

Javier Adán dijo...

Acabo de regresar de Jerusalen. Una ciudad que recomiendo encarecidamente.Decir que aunque suene raro el viaje ha sido estupendo. tanto que me sorprende. La ida fui en un Airbus330 muy comodo y no se movió nada, La vuelta en un 319. mucho mas pequeño. se movió algo mas pero fui muy relajado. casi no tuve angustia ninguna y eso que fui solo. mi mujer le dio miedo ir a Israel.
si yo he mejorado tanto los demás le puede pasar lo mismo . así que animo y a tener fé.