RIA DE ORTIGUEIRA Y CARIÑO.GALICIA

Tantos años viviendo en Galicia y viajando por sus tierras y siempre descubro un sitio nuevo que me sorprende, y me pregunto, como no los había visto hace mas tiempo. Uno de estos lugares sorprendentes y escondidos es el mirador de Miranda en la ladera de la ría de Cariño. Cariño fué un puerto importante de balleneros y luego de pescadores, y aunque sigue siendo algo de esto último, poco a poco se va reconvirtiendo en un destino de turismo. Yo ha había visitado otro mirador que tiene, que se llama de la capelada, pero nunca había subido hasta el de miranda. Para llegar hasta el, tienes que salir de Cariño y coger la carretera que va a San Andrés de Teixido. A unos 3 Km se llega a un cruce, a la derecha se va hacia el cabo Ortegal y la izquierda hasta este precioso mirador. Está situado en lo alto de una colina y tiene plantadas varias antenas de Tv y móbiles, así que es mejor no estar mucho rato no sea que se te fría el cerebro. La carretera es estrecha y el firme tiene algún bache, pero como se sube despacio, se sortean bien. Lo malo es que de los 5 km que habrá hasta la cima, el último, es tan estrecho que solo cabe un coche. Este tramo esta muy empinado y solo en las curvas han dejado espacio para que puedan pasar dos coches. Así que hay que tener suerte en la subida o en la bajada para no encontrar a nadie.

Pero la vista que vas a encontrar vale por todas las complicaciones. Como diría Jesulin, se define con dos palabras: " im - presionante". Es una visión de unos 300 grados, y se ve desde el cabo Penencia en Estaca de Bares hasta casi el cabo Ortegal, y lo mas importante, se aprecia con todo detalle toda la ría de Cariño-Ortigueira, que es la de mayor profundidad y sinuosidad de las rías altas.

Aquí os dejo la secuencia de las fotos, desde la primera, que corresponde a la entrada de la ría hasta el fondo de la misma. La calidad no es buena pero os hacéis una idea de su majestuosidad.



Naturalmente no solo vas a encontrar este mirador para visitar en esta zona, tienes varias cosas que no debes dejar de ver. Yo antes de ir hasta el mirador ( que ya sabia de su existencia) , me fuí hasta la oficina de información turística que esta en el puerto pesquero. Allí me atendio una chica, que aproposito era extranjera, y me indicó los lugares interesantes para visitar. Cariño, ademas de la playa que tiene al lado del puerto, a las afueras, por la carretra que va hacia Ortigueira tiene dos playas preciosas que son las de fornos y figueroa, que estan situadas como en una peninsula que mira hacia Ortigueira. Tambien me indicó varias rutas de senderismo, el cabo ortegal, por supuesto los miradores, San Andres de teixido, la sierra capela y un peseito en barco pesquero que va hasta el cabo ortegal y la Herbeira. Esto último lo deseché por quel mar estaba bastante picado, y no quería perder por la borda la comida que habia hecho hace un par de horas.

Total que me fuí en coche para ver las playas antes citadas, ademas se puede rodear totalmente esta peninsula, y tener una visión de los dos lados de la ría. Como era bastante trayecto una parte la hice en coche y otra andando. Está bien asfaltado, y aunque no hay aceras como pasan pocos coches es un paseo muy agradable. aquó os dejo dos fotos (arriba y abajo del paseito). Las dos playas estan muy bien, con poca gente, y sobre todo, la de fornos con una vista de la ría realmente preciosa.

Ya he mencionado anteriormente que ademas del mirador de miranda,está el mirador de la capelada. Este mirador al estar situado mas abajo tienes una visión mas cercana, pero no tan amplia como el anterior. Si sigues la carretera vas hasta el cabo ortegal, que se supone que es la unión del océano atlántico con el mar cantábrico. Allí encontrarás un faro y con unos buenos acantilados . Retrocediendo te diriges hasta la capela, en dirección a San Andrés de Teixido. Pasarás por otro mirador famoso, el de la Herbeira, donde dicen que están los acantilados mas altos de Europa, sin contar los fiordos Noruegos (abajo foto).

El problema es que al estar tan alto, muchas veces las mismas nubes lo ahogan y solo ves bruma, así que antes de subir hay que echar un vistazo a la sierra. Siguiendo la misma carretera , al empezar a bajar encontraras otro mirador, y un poco mas allá la desviación para San Andrés. La verdad que solo es una ermita pequeña y cuatro casas, pero ya lo dice el refrán: Si no vas de vivo , irás de muerto. En su momento fué un importante centro de peregrinación, por lo menos en Galicia. Así que por si acaso hacerle una visita. Luego os dirigís dirección a Cedeira, y por el camino, encontraréis dos miradores mas , uno con cruceiro y el otro con una antena, en los dos vale la pena parar . Esta zona es muy agreste y no se puede cultivar nada. El viento y la bruma impiden cualquier tipo de cultivo, pero si se suelen ver los caballos salvajes que pastan libres por allí, hasta que llegue la famosa rapa de las bestas.

Y habiendo llegado hasta aquí mejor seguir hasta el pueblo de Cedeira. No tiene un casco antiguo muy destacado pero para dar una vuelta y estirar las piernas, mal no viene. aquí podéis tomar la carretera que va a Ferrol, y conoceréis dos playas espectaculares que son Villarrube y Valdoviño. En las dos hay que parar y verlas. La primera desde la misma carretera tendréis una buena visión, para mí un de las mas bonitas (foto inferior).

Está poco explotada y os creeréis que están en el caribe por la gran cantidad de vegetación que la envuelve. Para ver la de Valdoviño os tendréis que desviar al llegar al pueblo. Es una tremenda playa de varios kilómetros y siempre con bastante oleaje (foto inferior).

Tiene varios restaurantes a pié de playa que se come muy bien y nada caro, y sobre todo con una vistas estupendas, que ya solo eso vale el precio de la comida. Cerca de aquí , siguiendo hacia Ferrol encontrareis mas playas, pequeñas pero encantadoras. Son la de Meirás y la de Campelo. Para llegar hasta ellas es mejor preguntar por la zona, porque con las indicaciones que os dé, seguro que no la encontraréis nunca. Por esta zona también esta el faro de Meiras (de estilo moderno y para mi gusto desentonado con el medio), y los restos de baterías militares de costa, de las que ya solo quedan cuatro casas y muchos socabones, porque nadie fué capaz de preservar estas estructuras y los chatarreos se las llevaron por cuatro perras. Si queréis ver todavía alguna, en La Coruña, en el parque de San Pedro, por suerte se conservan aún.

Y eso es todo. Que podaís apreciar toda esta belleza que aún no está explotada demasiado y podreis sentiros un poco descubridores.

Como en el viaje anterior dejé sin recorrer la ría de Ortigueira por la vertiente que discurre hacia Estaca de Bares, a los pocos días me propuse hacer ese recorrido. Esta vez mi mujer se animó y me dijo que me acompañaría. El día era bueno, soleado pero un poco ventoso. De todas maneras todas estas rías del norte de Galicia son muy ventiladas. Llegamos a Ortigueira a la hora de comer. Primero paramos en la oficina de turismo que hay justo a la entrada del pueblo. Nos atendió una chica muy agradable, que al igual de me ocurrió en Cariño, no era española (que cosas). Nos dirigimos directamente al puerto deportivo, que la otra vez me había fijado que en el mismo club marítimo tenían un restaurante con unas vistas magnificas y encima con un menú diario a buen precio y encima con servilletas de tela (importante para valorar la calidad del local).
.
Comimos estupendamente y después de dar una pequeña vuelta por Ortigueira ( el casco antiguo es pequeño pero últimamente lo han embellecido ) y de ver el museo que hay (pequeño y gratuito ) sobre los restos arqueológicos de la zona , nos dirigimos a visitar la costa de la Ortigueira.
.

Ya nos habían indicado que debíamos visitar, y primero fuimos hacia la playa de morouzos y a los miradores de san Martiño. La playa es como a mi me gustan. Tiene un estupendo pinar delante con servicios, bares y accesos de madera hasta la playa. Es un sitio ideal para pasar todo el día y no torrarte con el sol. Lo interesante es que saliendo de la playa y a un kilómetro aproximadamente hay un paseo de senderismo señalizado que discurre por la ribera de la ría y que esta acondicionado con bancos y peldaños en las partes mas agrestes. Tiene un recorrido total de 3 kilómetros, aunque nosotros solo hicimos unos 500 mts, porque si no echábamos toda la tarde. Pero vale la pena hacerlo completo. El entorno es espectacular y como discurre entre los árboles, se hace muy agradable el paseo.
.
Una vez visto esto, nos encaminamos hacia Espasante, por la carretera que va hasta Viveiro. El pueblo de Espesante no tiene casco urbano visitable, pero lo compensa con dos playas estupendas a ambos lados del pueblo ( la de la concha y la de san Antón ) y un mirador que hay en un promontorio llamado la casa da vela . Desde aquí puedes apreciar la magnitud de la entrada de la ría y la vista llega hasta el cabo Ortegal. Aparte hay un montón de condones tirados por la zona (es lo malo que tienen los sitios apartados y bucólicos).
De aquí nos dirigimos hacia la playa de O Picón. Este paraje nos lo habían recomendado especialmente, tanto por la belleza de sus acantilados, como por lo agreste de la playa. Se encuentra a unos 5 Km desde Espesante, ya veréis la indicación en la misma carretera nacional. Aquí se rodó una pelicula española titulada Matias, juez de linea (1996). La película, que fuí incapaz de acabar de verla, era mala de solemnidad, pero el sitio es encantador. El camino que te lleva hasta aquí es estrecho pero está bien asfaltado, y te conducirá pasando por una serie de casas inconexas hasta un pequeño mirador, de donde salen unas escaleras por donde se baja a la playa. Bueno unas escaleras que serán como 100 peldaños, porque el desnivel rondará los 200 mts. Así que si es mala la bajada, peor será la subida. Por lo tanto abstenerse de llevar sillas, neveras y demás bultos playeros. Aquí hay que venir ligero de equipaje. La definiría como una cala enorme que está flanqueada por unos acantilados que parecen formar las torres de defensa de un castillo. Desde aquí se observa perfectamente la punta de Estaca de Bares.

Si continuáis este mismo camino a unos 200 mts, vais ver otro mirador un poco mas elevado que el anterior, pero con unas vistas aún más espectaculares. Lo mas alucinante es que allí mismo y sin existir ningún núcleo habitable cercano hay montado un chiriguito donde te puedes tomar perfectamente un café , una cerveza o unas raciones, porque tiene mesas y todo. A mi me recordó la imagen de llegar al pico de una montaña y encontrarte un puesto de helados. No se que nombre tendrá, pero deberían de llamarse del “el del fin del mundo”. Aquí los acantilados llegan hasta el borde del mar y con una inclinación de ángulo recto. La verdad acojona y no esta, en parte, exento de peligrosidad, porque, aunque hay una pequeña valla protectora, esta no abarca toda la superficie del acantilado, así que puedes llegar hasta el mismo borde. Incluso había unas escaleras que llegaban hasta una casa que había al borde del mar. Me imagino que sería de los dueños del bar, pero quien sabe, a lo mejor es un centro camuflado de alto rendimiento deportivo, porque para subir y bajar todos los días, hay que tener unas buenas piernas y buen corazón (como para que se olvide algo cuando has llegado arriba o abajo).


PD: Según me han comentado esta casa era una antigua fábrica de salazones y refúgio de pescadores (tiene huevos el que la construyo ahí).

6 comentarios:

marc dijo...

me recuerda Irlanda!

Anónimo dijo...

es precioso y tranquilo

Alfredo García dijo...

Enhorabuena por este bonito artículo y por tu "blog".Mis padres me enseñaron a valorar y a viajar por toda esta "piel de toro" que tanto admiro.Me ha llamado la atención encontrar en la web este mirador que hace años admiro y visito (30 veces).En mi opinión es uno de los cuatro miradores más bellos de Península Iberica,en los que el mar, el cielo y la montaña,se unen y combinan para mostrarnos la escala verdadera del ser humano.En cada viaje que realizo a la comarca de Ortegal descubro un nuevo rincón en esta costa que como citas en otro artículo debería llamarse:"fin del mundo", sentimiento que comparto contigo y que tan sólo sentí en la Patagonia Argentina. Fuimos a la zona a ver el paso de"Cynthia" y otros temporales que son dignos de sentir frente a estos acantilados de más de 600m.
Divino el artículo de Lima-Mendoza-Sao Paolo-Lima...el año pasado, mi mujer que es argentina y yo,hicimos un viaje por Argentina-Brasil-Paraguay en transportes "público" y en estos treinta años las cosas no han cambiado demasiado...los autobuses y trenes sí por supuesto... no así los insectos.
Un cordial saludo y felicidades por tu trabajo.

Chus dijo...

Javier, te has perdido lo mejor, el sendero que va desde la playa de Esteiro en O Barqueiro a Pena Furada, si te apetece podemos hacerlo los cuatro en cualquier momento, espero que lo esteis pasando bien. Un beso

Iñaki dijo...

Muy buen relato sobre la zona. En 5 días vamos a ir a conocer Ortigueira-Cariño (y después la costa da Morte) y tu blog me va a servir como diario de viaje para saber que ver.
Gracias

Xico dijo...

Hola, buenos y amenos comentarios, aunque hay algunas imprecisiones,leves, en cuanto a Cariño: las 2 playas que citas pertenecientes a Figueiroa (lugar) son Fornos y Figueiras.Claro que en la carretera de entrada a Figueiroa hai dos indicadores, uno con este nombre,pertinente,y otro españolizado (figueroa). Saludos y enhorabuena por el artículo y las bonitas fotos.